miércoles, 1 de junio de 2011

¡A buenas horas mangas verdes!

Esta mañana, en el trabajo, he entrado en una tienda a entregar unos paquetes y me han recibido con un "¡a buenas horas mangas verdes!", total por un par de días de retraso. La verdad es que no me ha hecho mucha gracia, no sólo porque dudaran de mi profesionalidad, si no porque además se metían con la antecesora de la Guardia Civil.

Durante los siglos XIV y XV los ayuntamientos de Castilla fueron creando hermandades para atajar la inseguridad que reinaba en los caminos, por la abundancia de bandoleros y rufianes. Con el tiempo los distintos reyes intentaron unir estas hermandades para hace una fuerza común en todo el reino, pero no fue hasta 1476 cuando los Reyes Católicos crearon la Santa Hermandad. Esta Santa Hermandad aplicaba castigos durísimos, y así consiguieron rápidamente pacificar los caminos y llevar el orden al reino. Además,  los reyes vieron el embrión de un ejército real y la dotaron de mas poderes y medios. Así aparte de garantizar el orden público esta Hermandad redujo el poder de los nobles.

El uniforme de estos soldados consistía en un coleto (especie de chaleco que llegaba hasta las rodillas) de piel y una camisa verde debajo. Como el coleto no tenía mangas las de la camisa resaltaban muchísimo, por eso se les conocía como "mangas verdes".

Durante el siglo XVII la operatividad de este ejercito cayó en picado, y eran mas célebres por lo tarde que llegaban cuando eran llamados que por sus aciertos. Ahí nace la frase "a buenas horas mangas verdes", porque cuando llegaban al lugar de los hechos, o bien los vecinos ya habían remediado el problema, o bien ya no tenía remedio.

En 1834, ya prácticamente inoperativa, se disolvió la Santa Hermandad. Diez años mas tarde se creó la Guardia Civil, bajo la dirección del Duque de Ahumada, heredando gran parte del cometido de la vieja organización.

Y, seamos sinceros, no creo que hoy en día la Benemérita se merezca que le digamos "¡A buenas horas mangas verdes!".

0 comentarios y esperando el tuyo:

Publicar un comentario