martes, 24 de mayo de 2011

Heliogábalo un emperador algo peculiar

Como comento en la anterior entrada, heligábalo quiere decir persona dominada por la gula, pero al buscarla en el drae  encontramos la siguiente etimologia: (Por alus a. Heliogábalo, emperador romano, que fue voraz).

¿Y quien fue este Heliogábalo?.  Su nombre de emperador fue  Marco Aurelio Antonino Augusto pero adopto el nombre de Elegabalus o Heliogábalo por ser sacerdote de una religión que practicaba el culto al sol y a un meteorito llamado "el Gabal". Accedió al trono con apenas quince años y según parece el verdadero gobierno lo ejercía su abuela mientras nuestro personaje se dedicaba a disfrutar del cargo y bastante según cuentan las crónicas, aunque puede haber parte de exageración ya que escribieron sobre él principalmente sus enemigos.

Heliogábalo

Era homosexual, cosa no extraña en la nobleza romana de la época, pero estaba obsesionado con convertirse en el primer transexual de la historia, no lo consiguió ya que ningún medico se atrevía con la operación. Abusó de su poder para que pasasen por su cama cantidad de hombres, cuentan que abrió baños públicos en su palacio para poder seleccionar a sus súbditos mejor dotados. Fueron famosas sus orgías donde aparte de sexo y comida se sacrificaban animales y se bebía su sangre mientras organizaban extraños ritos.

Otra gran pasión de nuestro protagonista eran las bromas pesadas. Invitaba a gente a cenar en su casa y de la comida brotaban arañas, ratas y otros asquerosos bichos. También servia comida falsa, de cristal o madera, y los invitados eran obligados a comérsela. Si alguno se quedaba dormido por el exceso de comida y vino podía aparecer en una habitación llena de leones tigres y demás fieras. En fin, lo que se dice un cachondo.

Acabo enamorándose locamente de un esclavo enorme llamado Hierocles con el que se casoó con gran pompa adoptando el papel de mujer. Su último plan era abdicar en Hierocles y así poder convertirse en emperatriz de Roma. Pero fue demasiado para la corte y finalizó sus días asesinado por su propia guardia pretoriana cuando estaba en las letrinas, apenas tenia dieciocho años.

Resumiendo un juerguista redomado que para algunos fue un anarquista en busca de la libertad y para otros un verdadero déspota y sinvergüenza.

Así que ya sabéis, si queréis llamar a alguien golfo de una manera fina a la par que críptica podéis decirle "menudo pedazo de heliogábalo estas hecho"

0 comentarios y esperando el tuyo:

Publicar un comentario