lunes, 20 de junio de 2011

Una guerra por una oreja, la de Jenkins

En una de las entradas se esta bitácora (a la que le tengo un cariño especial) hable de Blas de Lezo y de su defensa de Cartagena de Indias ante el ataque de la imponente flota británica comandada por Vernon. Pues bien, esa batalla supuso el punto álgido de una guerra con nombre curioso:  "La guerra de la oreja de Jenkins".¿Y quien era este Jenkins y por que su oreja mereció una guerra?.

En 1731 un contrabandista ingles llamado Jenkins (claro) al mando de "La Rebbeca" estaba enredando por las costas caribeñas cuando Julio León Fandiño, guardacostas español, lo detuvo y abordó. Tras comprobar  y confiscar el cargamento de contrabando que llevaba le corto la oreja de un certero espadazo y le dijo "Ve y dile a tu rey que si se atreve a venir por aquí le haré lo mismo". El ingles cogió su oreja, la metió en un bote de alcohol y se fue por todas las cantinas de las colonias norteamericanas (que luego formarían los EEUU) contando a todos lo salvajes que eran los españoles que le habían cortado la oreja a un pacífico comerciante ingles. Finalmente llego a presentar una reclamación ante el mismísimo rey Jorge II, pero la cosa paso sin pena ni gloria, de momento.

guerra+oreja+Jenkins+blas+lezo

Mientras tanto los comerciantes ingleses presionaban al gobierno británico para que frenara el dominio español en América, ya que tanto comercial como militarmente controlábamos las costas caribeñas. También apoyaban un posible guerra las colonias norteamericanas, ya que veían su posible expansión frenada por los españoles que dominaban la Florida y Nuevo México. Aun así el primer ministro era reacio a declarar la guerra sin motivo aparente, y entonces alguien se acordó de aquel contrabandista que contaba la historia de su oreja a todo el que quisiera escucharle. Así, en 1738, siete años después del incidente, el propio Jenkins fue al Parlamento con su oreja disecada en la mano a clamar contra las barbaridades de los españoles. Inglaterra ya tenia su causus belli y pudo declarar la guerra al imperio español. Una grandiosa flota salio rumbo al caribe para acabar de una vez por todas con el orgullo español y quedarse con toda la "lana" del comercio de las Indias pero, como ya sabemos salió completamente "trasquilada".

1 comentario:

  1. Buenísimo, y me quedo con la expresión latina "causus belli",espero no tener que usarla mucho pero me la apunto,gracias tete!!

    ResponderEliminar