viernes, 22 de julio de 2011

La mujer que derrotó al pirata que llamaban Sir.

1589, tras la debacle de la Armada Invencible Isabel I de Inglaterra ve la oportunidad de atestar un golpe mortal al imperio español aprovechando la debilidad de su flota. Arma una gran escuadra con casi doscientos navíos y unos 25.000 hombres entre marinería e infantería y a su mando pone al mejor almirante disponible, el corsario y comerciante de esclavos Francis Drake. El objetivo principal era atacar Lisboa y forzar una revuelta de los portugueses contra Felipe II así como controlar las islas Azores. Ademas, de camino, atacarían los puertos españoles para evitar que se rearmase la flota.

El trece de Abril parte esta poderosa armada (llamada la Contra-armada) y el primer destino es La Coruña. Allí penetran por la ria para evitar las baterías defensivas y rápidamente consiguen colocar doce mil infantes frente a la ciudad, que solo contaba con una guarnición de mil quinientos hombres al mando de Juan de Padilla. Se pelea fieramente en el barrio de la Pescadería pero los defensores tienen que replegarse y refugiarse en el recinto amurallado. Las fuerzas británicas asedian la ciudad y empiezan a minar los muros que se resquebrajan. Por la primera gran grieta que se abre el grueso del ejército ingles penetra en la ciudad dirigido por un enardecido alférez que, bandera en mano, arenga a los suyos, todo esta perdido para la ciudad. Pero al lado del cadáver de Gregorio Rocamonte, uno de los muchos que pueblan aquella zona de la muralla, esta su mujer, María Mayor Fernández de la Cámara y Pita, conocida por todo el mundo como María Pita.
Maria+Pita+Coruña

María, llorando aun la muerte de su esposo, ve al arrogante alférez entrar por la grieta, empuña el arcabuz de su marido, que ella misma acababa de cargarle, y al grito de "el que tenga honra que me siga" dispara un certero tiro que hace que el ingles caiga fulminado, avanza hacia el cadáver empuñando el sable de otro soldado caído y le arrebata la bandera. Este heroico gesto enardece a los casi derrotados defensores que toman la iniciativa expulsando de la ciudad a los atónitos ingleses, que ven como son desbordados por unos cuantos soldados y cientos de ciudadanos que les atacan sin piedad mientras una lluvia de piedras arrojadas por las mujeres cae sobre sus cabezas. El quince de mayo las tropas británicas se retiran tras sufrir una humillante derrota, no sin antes saquear, devastar y asolar la comarca, acciones en las que Sir Drake era un maestro.

Felipe II reconoció el merito de María Pita y le concedió el cargo honorifico de Alférez de los Tercios, así como una pensión equivalente al sueldo de este cargo. Y si recordáis la historia de la Real Expedicion Filantropica de la Vacuna, la corbeta que se fletó para esta aventura se llamaba María Pita, en honor de esta gran mujer.

Desde aquí nuestro homenaje y gratitud a esta mujer que lideró una gran victoria, no de nuestros ejércitos, si no del pueblo, ese pueblo heroico que tantas veces ha sacado de la estacada a nuestros dirigentes.



10 comentarios:

  1. No conocía a María Pita, que ovarios tenía la tía.

    Buena entrada, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel en mi blog hay algo para tí, cuando puedas pasas a recogerlo.

    Estupenda entrada esta también.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Miguel Ángel, por tus dos magníficas entradas dedicadas a mi ciudad. Hay tanto que decir sobre una y otra..., que no sé que decirte; solo lo muy orgullosos que aquí todos nos sentimos de ambas hazañas.
    Mil saludos viendo desde mi casa la Pescadería.

    ResponderEliminar
  4. Gran entrada Miguel Ángel. Es difícil vencer al pueblo, son los que con más pasión defienden sus derechos y libertad. Gran actuación la de María Pita, demuestra verdaderamente el sentimiento del pueblo.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  5. Virato apoyo el casticismo.
    Jolie ahora me paso, gracias de antemano.
    Profe me alegro de haber honrado tu ciudad, aunque fuese sin saberlo.
    Uriel no has podido decir mas con menos.
    Muchisimas gracias a todos por estar ahi.

    ResponderEliminar
  6. Hoy por la tarde he visitado, Miguel Ángel, la "XVII Feira das Marabillas", que se celebra anualmente en la Ciudad Vieja de A Coruña; me he parado delante de la casa de nuestra heroína, hoy museo, muy cerca de Puerta de Aires, el lugar mismo donde María Pita valientemente puso freno al avance inglés. Por ahí he bajado hasta la plaza que lleva su nombre; pequeño homenaje a ti y a tu estupenda entrada.
    Fue una brava mujer; casó en cuatro ocasiones, tuvo cuatro hijos y batalló hasta conseguir del rey Felipe II una pensión vitalicia equivalente a la de alférez . ¡Genio y figura!
    Mil saludos desde este pedacito de historia.

    ResponderEliminar
  7. Ahora he sido yo quien se ha emocionado imaginando ese recorrido. No te quepa duda que tomo nota para cuando vaya a Coruña (espero que no tarde mucho) hacerlo yo también.
    Gracias por el homenaje.

    ResponderEliminar
  8. Serás bienvenido, Miguel Ángel, por estas tierras; no olvides que nuestro lema es " A Coruña, la ciudad en que nadie es forastero".
    Mil saludos coruñeses.

    ResponderEliminar
  9. Querido Miguel Ángel, parece que fue ayer y ha pasado un año entero desde que publicaste esta entrada sobre mi heroína local, María Pita; y ayer mismo se inauguró la "XVIII feira das marabillas. Crunia 1208" y en su recorrido he vuelto a pasar junto a la fachada de la casa-museo de la heroína en la calle Herrerías 28, vivienda que fue propiedad de su primer marido, Juan Alonso de Rois. Este año se conmemora que el rey Alfonso IX otorgó una carta foral a un pequeño núcleo de población llamado Clunia, que marcaría el destino y el carácter de lo que sería la ciudad de A Coruña.
    Sirva este comentario de recuerdo a esa estupenda entrada tuya sobre mi ciudad doce meses después.
    Mil bicos coruñeses.

    ResponderEliminar
  10. ¡Que vértigo me ha entrado al leer tu comentario! Un año de esa entrada, y no la recuerdo como una de las primeras. Efectivamente veo mi bitácora y ve que ya llevo 15 meses emborronado bytes. Es curioso, si que hice una entrada especial con la numero 100 pero no caí en la cuenta de cuando cumplí un año.
    Gracias por recordarmelo y también por darme la excusa para releer yo también esta entrada.
    Mil besets y felicidades por vuestro centenario

    ResponderEliminar