jueves, 7 de julio de 2011

Un teléfono en mitad de la nada.

Imaginaos 56.000 kilómetros cuadrados de desierto en el oeste de los Estados Unidos. Es el llamado Desierto del Mojave, por la tribu indígena homónima que vivía en aquella zona. Hoy es el Parque Nacional de Mojave. Y en mitad de este desierto a cientos de kilómetros del edificio mas cercano, y a unos veinte de la carretera mas cercana, en un cruce de caminos de tierra y piedras nos encontramos esto:

Telefono+desierto+Mojave+cabina+solitario

Efectivamente es lo que parece, una cabina de teléfonos situada en medio de ninguna parte. Se construyó en los 60 para dar servicio a una ciudad de caravanas donde vivían los obreros de unas minas cercanas. Pero la mina se cerro y a mediados de los 70 la ciudad desapareció, pero la cabina siguió allí, impertérrita, esperando una voz que, como a Lázaro, le diga, ¡levántate y anda!. 

Y esa voz llego en 1997 y empezó la leyenda. Un viajero curioso observo que en un mapa de carreteras de la zona marcaba una cabina a mucha distancia de la carretera y, ni corto ni perezoso, se fue en su busca. Y no solo la encontró en funcionamiento sino que ademas obtuvo esto: 619-733-9969, ¡el numero de teléfono!. Cuando llegó a casa publicó la noticia en un fanzine por internet, y otro loco llamado Godfrey Daniels tomo el testigo y empezó a llamar diariamente a la cabina a ver si alguien le contestaba. Un mes de llamadas mas tarde escucho la señal de comunicando y con los latidos del corazón al mismo ritmo que el tú-tú del teléfono siguió llamando hasta que Lorena, una mujer que vivía en ese desierto, le contestó. A partir de ese momento se desato la locura, Daniels publicó en su pagina de internet el descubrimiento y todo el mundo quería ir a ver la famosa cabina. Cientos y cientos de personas llamaban a ver si alguien contestaba y otros muchos se iban allí a contestar esas llamadas. Cuentan de un hombre que estuvo durante un mes contestando cientos de llamadas porque decía que el Espíritu Santo se lo había mandado. Incluso se llego a hacer una pelicula sobre la ex-solitaria cabina.

Pero en el 2000 terminó nuestra historia. Las autoridades del Parque estaban muy preocupadas por el exceso de gente en todo-terrenos que se acercaba a la cabina creando graves problemas medioambientales y finalmente el 17 de mayo la compañía telefónica "Pacific Bell" desmontó la cabina y eliminó el numero de teléfono

Una historia deliciosamente absurda que ilustra la capacidad del ser humano para sorprenderse, interesarse, descubrir y creer.

Aquí os dejo mi intervención sobre esta entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

2 comentarios:

  1. Que buena la historia me ha parecido muy interesante.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro jolie, gracias por el comentario. No me digas que la historia no tiene algo de poesia.

    ResponderEliminar