lunes, 15 de agosto de 2011

La curiosa historia del apellido Ayut

Hoy voy a escribir una entrada que quizás no cuadre muy bien con el resto de la bitácora. Es una historia que citare completamente de memoria y que no tiene visos de ser muy real, pero sin embrago yo la encuentro muy bonita. Ademas va sobre un origen, pero sobre el origen de un apellido que la mayoría de nosotros no hemos oído nunca, por lo que nunca nos ha picado la curiosidad por saber de donde viene. Pero bueno, comencemos ya con la historia.

Hace ya algunos años yo trabajaba por la noche conduciendo una furgoneta. Llevaba prensa y normalmente hacia viajes de Valencia a Alicante o Murcia. Para hacer los viajes mas amenos solía ir escuchando la radio, y así fue como descubrí el maravilloso programa "La Rosa de los Vientos", pero como a veces había secciones que no acaban de gustarme y el programa no duraba toda la noche también escuchaba "A cielo abierto" otro programa nocturno en el que, aparte de otras interesantes cosas, tenían una sección de heráldica. La gente mandaba correos o mensajes con apellidos y el encargado de la sección investigaba hasta dar con el origen de estos. Pero un día le llego un apellido rarísimo, Ayut , el periodista fue incapaz de encontrar ningún dato y pidió ayuda a los oyentes. Lo único que le había podido decir el demandante de la información , obviamente apellidado Ayut, es que solo se daba en Gran Canaria y que parece ser que lo mas antiguo que se recordaba era un personaje al que llamaban "el abuelo" que vino de Málaga. A la semana siguiente, en la misma sección, el periodista leyó un correo que le había llegado y que contaba una curiosa historia. Según puedo recordar la historia decía así:

En una verja malagueña un apuesto joven pretendía noche tras noche a una preciosa muchacha. "Eres como el aire que respiro", "eres la sangre que fluye por mis venas" y otras preciosas metáforas salían una tranquila noche veraniega de la boca del joven, y la muchacha, ya completamente vencida de amor, no hacia mas que repetir "soy tuya, soy tuya". El enamorado seguía disparando metáforas sin piedad, "soy tu otra mitad",  "soy tu esclavo fiel", "soy tu imagen en el espejo", al oír esto último la muchacha se echo a reír abiertamente, "¿Por qué os reís de esta manera?, ¿acaso mi amor se merece una burla?" y la muchacha, aun con la risa en la boca le dijo, "Es que si yo soy tuya y tu eres mi imagen en el espejo, tu eres Ayut". El muchacho rió también la ocurrencia de su amada y le dijo "Ayut seré, si así lo queréis". De esta manera se despidieron hasta el día siguiente. Pero ese día jamas llegó, una repentina enfermedad atacó a la joven y murió fulminantemente esa misma noche. El mundo del apuesto joven se había desmoronado de repente y, sintiendo que nada le ataba a aquel lugar, decidió irse lejos de allí. Sin dudarlo se fue al puerto y se embarcó rumbo a las islas "donde las montañas escupen fuego". Cuando llegó a su destino le preguntaron como se llamaba, y él, con el corazón lleno de orgullo y los ojos llenos de lagrimas, no pudo contestar mas que "Yo soy Ayut".

El locutor, después de leer la historia, fue interrogado por el director del programa y por una colaboradora que también estaba en antena por la posible veracidad de la historia y si sabia algo de quien la había mandado, a lo que este contesto que la historia venia sin ninguna explicación adicional y que lo único que podía decir era quien la firmaba, un individuo que se hacia llamar "el Yayo".

10 comentarios:

  1. Muy bonita historia. Me ha impactado, sobre todo el final. Así que esperare que otro opine para agregar algo más a mi comentario. Por cierto, conoces algo de ese tal "Yayo" por casualidad?? ;)
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  2. Conocía la historia y al firmante pero me ha vuelto a emocionar, como supongo que le pasó al locutor. Por cierto la versión para móvil se lee muy bien.
    Angelita

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que os hay gustado. Espero que le guste a mas gente y me perdonen la licencia que me he permitido. Me vino la historia ala memoria ( a mi memoria residual) y no pude evitar darme el capricho de publicarla.
    Gracias por los comentarios y por el "testeo".

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartir esta bonita historia. Saludos y un beso

    ResponderEliminar
  5. Hermoso apellido y preciosa historia. Y ya sabes lo que digo yo siempre, " e se non è vera, è ben trovata".
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ayyy,pero qué tierno es mi tete!! Acuerdate si tienes un rato de buscarme la historia de G/Jeromín (sigo sin saber como se escribe),mesuena que era Don Juan de Austria, puede ser?
    Te mando una jartá de besos,te quiero a raudales tete grande!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias a las tres por vuestros amables comentarios, me alegro de haberla publicado aunque tenia mis dudas. Desde luego profe que esa frase es para enmarcar. Besos para todas

    Hermanita, la historia de Geromin esta en cartera y muchisssimos besos para ti. (Tienen que ser muchos para que puedan sobrevivir algunos el cruce del charco).

    ResponderEliminar
  8. Yo soy de las canarias, y hay una chica con ese apellido, que ahora mismo está estudiando muy lejos de aquí.
    Lo curioso es que, por lo que he visto en google, no hay mas de 70 personas con ese apellido en España.
    Suerte en unas cosas, mala en otras ^^

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, me alegra mucho tu comentario. Desde que comenzó la historia de esta historia, valga la redundancia, siempre he pensado que me gustaría que un Ayut la leyese o la oyese y me dijera que le parece. No eres un Ayut pero esta cerca jeje.
    Y en el programa que comento ya dijeron y que había poquisimos y casi todos en Gran Canaria.

    Un abrazo y espero que vuelvas por aquí.

    ResponderEliminar
  10. Hola yo me Apellido Ayut y soy de La Palma.
    En mi familia lo que se sabe es que el Bisabuelo de mi Padre llegó aquí y con él se extendió la familia; así que la familia se originó, por lo que tengo entendido, en La Palma.
    Y Puedo asegurar que somos más de 70 Personas.

    ResponderEliminar