jueves, 11 de agosto de 2011

¿Que se restaura en los restaurantes?

La respuesta que nos viene a todos a la mente es: el estomago. Y si, la respuesta mas sencilla parece ser que es la verdadera, por lo menos a juzgar por los dos posibles orígenes del término restaurante (ya sabéis que me cuesta quedarme con uno solo).

Restaurant+Boulanger

La historia mas simple nos dice que viene del francés restaurant que vendría a ser algo así como restaurativo, que restaura, y definía a una especie de caldo fuerte de carne y verduras que se hizo muy popular en la Francia del siglo XVIII. De esta manera, los lugares que ademas de vino peleón servían este caldo y mas tarde otras comidas serían conocidos con el nombre de restaurants.

Pero hay, como casi siempre, una historia mas bonita, En 1765 un parisino apellidado Boulanger (curiosamente panadero en francés) abrió uno de los primeros negocios en los que se servia al público algo de comida ademas de vinos y licores, seguramente también serviría el caldito al que no referimos anteriormente. El avispado mesonero (a punto de convertirse en restaurador) puso un un cartel en el escaparate que rezaba asi: venite ad mi omnes qui stomacho laboratis et ego restaurabo vos que traducido seria (con permiso de la profe)  "Venid a mi los que tengáis el estomago cansado que yo os lo restauraré". Y de este restaurabo nacería la palabra restaurant que luego vendría a España como restaurante o restorán.

Un apunte religioso, este primer restaurador se inspiró para su frase en los evangelios, concretamente en Marcos 11:28 que en latin dice asi: venite ad me, omnes, qui laboratis et oneratis estis, et ego reficiam vos, "Venid a mi todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso", por eso el cartel "rezaba así" (jeje, si hay alguien despistado que vuelva a leer el párrafo anterior).

Y ya os dejo, que mi mujer no esta en casa y es posible que para cenar tenga que echar mano de algún establecimiento de los descendientes empresariales de Boulanger.

3 comentarios:

  1. Muy interesante tu post de hoy, Miguel Ángel; conocía la historia y te añadiré un detalle más. La popularidad de Boulanger parece haber trascendido tanto que en francés la palabra "boulangerie" significa panadería, o lo que hoy llamaríamos una "panadería-boutique".
    Los términos en la Roma antigua para estos establecimientos de comida al público eran "cauponae" y "thermopolia", donde, a modo de los actuales snack-bar, se servían bebidas y comidas calientes y frías; constituyen para mí uno los mayores atractivos hoy al visitar Pompeya, donde se calcula que podrían haber existido más de doscientos. Al pasear por las calles de la ciudad asomarse a estos figones, apoyarse en sus mostradores, imaginarse las ánforas, los hornillos, el ambiente en suma... permite una auténtica recreación. Y es seguro que no solo los estómagos se restauraban en estos locales... pero esto es ya otra historia.
    Te pido disculpas por mi extensión hoy.
    Mil saludos.
    P.D. Me permito corregir en la primera cita "ad mi" por "ad me", y en la segunda "oneratis" por "onerati; en la traducción, "yo os los restauraré" por "yo os restauraré".

    ResponderEliminar
  2. Caray cuanto se aprende aquí nunca te acostarás sin aprender algo más reza el refrán jeje.. Gracias por tu sabiduría. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Gracias profe por ampliar mi entrada, y por las correcciones de la "le lengua muerta viva". Y decirte que has nombrado uno de mi sueños, el viaje a Pompeya, espero poder realizarlo algún día.
    Jolie no me digas esa cosas que me vas a sonrojar. Gracias por tu apoyo.
    Besos a repartir entre las dos.

    ResponderEliminar