lunes, 8 de agosto de 2011

Sark, último reducto del feudalismo.


Hoy vuelvo sobre un tema que me resulta apasionante, y mas desde que descubrí la República de Goust, los pequeños países con situaciones legales extrañas que aun perduran en el mundo, sobre todo en la vieja Europa. Las Islas del Canal, son un conjunto de islas que, como su propio nombre indica, están en el Canal de la Mancha. Todas ellas tiene un status peculiar en su relación con el Reino Unido, y son mundialmente conocidas por ser paraísos fiscales. Pero una de ellas, las mas pequeña de todas, se lleva la palma en cuanto a singularidad, estamos hablando de la isla de Sark.

isla+Sark+feudalismo

Esta isla tiene unos 2,5 kilómetros cuadrados y cerca de 700 Habitantes. Se compone de Gran Shark y de Pequeño Shark, ademas de la pequeña isla de Brecqhuo. Si miráis la foto Gran Shark seria el pedazo mas grande, a la derecha tendríamos Pequeño Shark unido al resto por un istmo de unos tres metros de ancho y 90 metros de altura y abajo la isla de Brecqhuo, que como veremos enseguida ha cobrado gran importancia.

En 1565 la reina Isabel I de Inglaterra concedió a Hellier de Carteret el feudo de la isla y la repobló con cuarenta caballeros, dando a cada uno de ellos una porción de tierra. Así comenzó a regirse por un sistema feudal que duro hasta... ¡2008!. El señor feudal, llamado Seigneur, era el máximo mandatario en la isla apoyado por un parlamento llamado Chief Pleads, donde estaban representados los cuarenta terratenientes iniciales y,desde 1920, doce representantes elegidos por el pueblo. El sistema era obviamente estrictamente dictatorial, y el Seigneur conservaba privilegios feudales como recibir un tercio de toda venta de tierras, recibir un pollo de cada familia o ser el único en la isla que podía tener palomas y perros. Este sistema ha permitido que Sark conserve alguna particularidades que le dan un encanto especial para el turismo. Están prohibidos todos los vehículos a motor con excepción de los tractores agrícolas, no hay carreteras ni alumbrado público, motivo por el que ha sido escogida por asociaciones astronómicas como un lugar ideal para observar las estrellas. Ademas, aparte de los impuestos en especias para las clases bajas y la obligación de los terratenientes de  mantener armas en su casa para la defensa de la isla, no se paga ningún tipo de impuesto, por el simple motivo de que no hay prácticamente infraestructuras que mantener y todos los puestos públicos eran cubiertos gratuitamente por los terratenientes y el señor.

Pero en 1993 todo este sistema empezó a resquebrajarse. Y no por manifestaciones y revueltas populares ni por presiones de la UE o la ONU, si no por la llegada de un nuevo y multimillonario vecino. David Barclay, co-propietario del Daily Telegraph y otros negocios, compro la isla de Brecqhuo y , tras pagar su parte al Seigneur, se convirtió en terrateniente con derecho a escaño en el parlamento. Pero a partir de aquí comenzaron los desencuentros, cualquier cosa que quisiera hacer en su isla estaba supeditada a los caprichos del señor. Y la gota que colmo el vaso fue cuando otorgó testamento repartiendo la isla entre sus cuatro hijos, cuestión a la que se negó el Seigneur, alegando que eran terrenos del feudo, y por lo tanto no se dividía y lo heredaba todo el primogénito. Barclay comenzó un batalla legal y diplomática que desembocó en un proceso democratizador, que durante tres años y varios pasos adelante y atrás trajo las elecciones de 2008 que eligieron un nuevo parlamento con 28 representantes elegidos directamente por el pueblo.

Aun se puede añadir dos curiosidades mas de este interesante país. En 1990 un físico nuclear en paro llamado Andre Gardes llegó al feudo con un subfusil y llenó la ciudad de carteles anunciando que iba a ocupar la isla al día siguiente. La policía (el Contestable) lo detuvo a la mañana siguiente sentado en un banco y pasando revista a su arma mientras esperaba la hora programada para su golpe de mano.

Y otra mas, una costumbre feudal que aun se conserva es el llamado Clameur de Haro, mediante esta institución si un ciudadano creé que se están vulnerando sus derechos debe de rezar, ante testigos, el Padrenuestro en francés y gritar "Haro, Haro, Haro! A mon ayudante lun príncipe, me agravio consumado!" ( "¡Haro, Haro, Haro ! ¡A mi ayuda, mi príncipe! ¡Estoy siendo tratado injustamente! ) el supuesto agresor debe de cejar en su actividad hasta que los tribunales decidan quien tiene la razón.

Por último comentar, aunque este dato lo tengo en el aire, que el mismo día de las elecciones David Barclay  decidió vender su isla y abandonar el feudo, dejando en el paro a uno 100 empleados que tenia en sus instalaciones. Después de montar tanto lió los dejo a todos en la estacada.

Y ya esta bien por hoy, que si descuido un poco mas me sale un entrada mas grande que la propia nación de Sark.

9 comentarios:

  1. Pues es una historia muy curiosa. La verdad me ha dejado del todo sorprendido, fíjate que no se bien que decir al respecto de la historia. je je.
    Pero bue... parece que el tal Barclay lo hizo todo apropósito, por lo que cuentas al final no creo que haya tenido intención en algún momento de dejarle la isla a sus hijos. Aunque lo que más me sorprende es la historia del tal Andre Gardes, creo que le dedicare una entrada en mi blog a este tipo., si puedo encontrar algo sobre el claro.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya gustado. Estos minipaises tiene su miga. Y suerte con la investigación sobre la "gran invasión".
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. No se por qué me ha venido a la cabeza la invasión pacífica de Amanece que no es poco...
    Angelita

    ResponderEliminar
  4. Ni idea de que existían estas islas, parece increíble que se mantenga el sistema feudal en estos tiempos, ni alumbrado público, ni autos, me pregunto como vestirán los ciudadanos, irán todavía vestidos al uso de la época?.. Lo más chocante es que recen en francés, porque entiendo que dependen del Reino Unido. Interesante e instructiva entrada Miguel ángel.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Hermana, si en ves de un subfusil va con escopeta seria lo mismito.

    Jolie, pintoresco es desde luego, no es casualidad que su gran fuente de ingresos sea el turismo. Y lo del francés no es raro, las islas han ido pasando de mano en mano y , en Sark, tanto el francés como el ingles son oficiales.

    Gracias a las dos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  6. No se por qué esta isla me ha recordado a la curiosa plataforma que supuestamente es un país independiente, Sealand creo que la hacían llamar.

    ResponderEliminar
  7. Interesante aporte Viriato. Sealand es una especie de broma pero tiene algo de cierto, la plataforma esta en aguas internacionales (por un error en la colocación, debía de haber estado en aguas británicas), y al no ser de nadie ¿porque no se puede ocupar??

    ResponderEliminar
  8. El caso es que su propietario alega que es un país independiente porque ha habido relaciones diplomáticas serias con otros países.

    Por cierto una inmobiliaria de una ciudad de Granada anunciaba hace no mucho (desconozco si sigue en venta) la venta de la isla usando como atrayente que cualquiera puede comprarse una isla, pero no un país como es Sealand.

    Vamos que yo me quedaría con cualquier islita, sería infinitamente más útil que una plataforma feucha.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Porque te tenemos por una persona seria, que si no sería increíble...
    Por otra parte, resulta interesantísimo, me imagino al señor feudal requisando los perros de la gente :)

    ResponderEliminar