jueves, 29 de septiembre de 2011

El país mas rápido del mundo

Una de las múltiples definiciones de nación nos dice que se compone de: un territorio, una población y unas estructuras políticas. Teniendo en cuenta esta definición podríamos decir que la historia entera de una nación empezaría con el nacimiento físico del terreno, luego albergaría a la población y  después se crearían las mencionadas estructuras políticas. Con el tiempo podría ser que otra nación ocupase su territorio y se la anexionase, pero su historia no acabaría hasta que dicho territorio desapareciese por completo. ¿y cuanto puede durar eso?, ¿millones de años?, ¿miles de años?. La República de la Isla de las Rosas lo consiguió en menos de cinco años.

Isla de las Rosas +Respubliko de la Insulo de la Rozoj

En los años cincuenta del siglo pasado un ingeniero italiano llamado Giorgio Rosa se interesó por la construcción de plataformas navales, e incluso barajó la posibilidad de crear islas artificiales. La idea se fue convirtiendo en una obsesión  mientras sus planos e innovaciones invadían su mesa de trabajo. Por fin creó una sociedad atrayendo a diversos inversores con su proyecto y, tras varias pruebas y prospecciones sobre el terreno elegido, en 1964 comenzó a fabricar su isla artificial, en el astillero del Puerto de Rimini. Finalmente,  en 1967 una imponente plataforma de 400 metros cuadrados se alzaba a 11,612 kilómetros de la costa de Rimini, lo que la situaba en aguas internacionales por apenas 500 metros. El nuevo territorio tenía dos plantas, de las cuales la inferior estaba dedicada al ocio y al turismo, con restaurante, cafetería y el proyecto de un hotel y un casino (que se construirían sobre nuevas plataformas adosadas a ésta). La planta superior estaba destinada a las viviendas de los habitantes de la isla.

Y por fin el uno de mayo de 1968 el nuevo territorio proclamó su independencia con el nombre de Respubliko de la Insulo de la Rozoj. Como parece obvio el propio Giorgio Rosa fue el primer presidente de la recién nacida nación que tenia su propio sistema monetario (los molinos), un idioma oficial (el  esperanto) y unas curiosas emisiones de sellos que llaman la atención de los coleccionistas. Las visitas de turistas empiezan a ser frecuentes y el negocio va viento en popa, ya que se negaban a pagar ningún tipo de impuesto al "estado extranjero".

Pero el 25 de junio de 1968 llegó la invasión italiana. Un "poderoso ejército" compuesto por una docena de efectivos entre guardacostas, carabineros y policía fiscal atacó y tomó el control de la isla sometiéndola a bloqueo y anexionándola a la República de Italia. El señor Rosa intentó plantar un batalla legal y publicitaria para que se le reconociera su soberanía pero todo fue inútil, la suerte estaba echada.

La mañana del 11 de febrero de 1969 buzos de la marina italiana empezaron a colocar explosivos para la demolición de la isla, pero la gran obra de Giorgio era un hueso duro de roer y sus innovadores pilares resistieron las primeras cargas. Tras varios aumentos de la cantidad de explosivos colocados y la ayuda inestimable de un tormenta, el 23 de febrero de 1969 la plataforma que había sido el estado soberano de "la República de la Isla de las Rosas" dejó de existir.

Un soñador mas que añadir a nuestra lista, y aunque le destrozaran su creación demostró que sus grandes plataformas eran posibles, no solo resistían el oleaje sino también la explosión traicionera de enormes cantidades de explosivos, tuvieron que unirse los dos enemigos para poder destruir su obra.

10 comentarios:

  1. ¡Si es que los italianos, pasados, presentes y futuros, siempre dan mucho juego!
    Magnífica entrada, Miguel Ángel, y extraordinaria historia de la que no sabía nada; muchas gracias por ilustrarnos tan bien.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado muerto... no tenía ni la más mínima idea de esta historia, parece surrealista.

    Llama la atención que su idioma oficial fuera el esperanto.

    Esto es parecido a "Sealand", una plataforma en el mar pero en este caso tendría mejor pinta, con sus zonas de ocio y tal. Imagino que habría algún sistema de transportes para los turistas.

    Y ¿cuánta gente vivía en la "isla".

    ResponderEliminar
  3. Profe gracias por el comentario, aunque retuerzas un poco el tema par llevarlo a "lo tuyo" jeje.

    Tenia una especie de zona de atraque para yates y lanchas que venían desde la costa. Ademas se me olvido comentar que encontraron agua dulce en el subsuelo. En cuanto ala gente que vivía permanentemente parece que solo Rosa y la familia que trabajaba de camareros y de guardianes, en totsl unas 10 personas. La diferencia con Sealand es que no ocupó un plataforma abandonada, sino que la creó el mismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Al crearla más mérito tiene sin duda. Una historia que me ha llamado mucho la atención.

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco tenía ni idea de ésto. Al pobre le cortaron pronto las alas, pero pudo decir que aunque el sueño no fue eterno si se hizo realidad.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena historia. En verdad es impresionante, hay que darle merito a Rosa, finalmente logro cumplir su sueño, aunque su duración fuera efímera. Por otro lado creo que tienes un gran don para encontrar información sobre estas micro naciones, ya que no es la primera vez que nos traes una de estas historias ;). Muy buenas, por cierto, sigue trayéndola que son realmente interesantes.
    Por cierto, según he podido averiguar (aunque algo a la ligera) he descubierto que no es la única micro nación que existió o existe en territorio italiano (sin contar, obviamente, al Vaticano). También se encuentra allí el Principado de Seborga, que también tiene una historia interesante.
    Un Saludo.
    Uriel
    Pd) También he contestado respecto del acrónimo romano en la otra entrada. Y, si, creo que es ese. De todas maneras, como dije allí, aun no estoy seguro. Seguiré buscando en mi archivo.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Miguel Ángel, una de las más aguerridas inscripciones que yo he podido ver en Roma, casi como una declaración del orgulloso pasado de los italianos, se encuentra grabada, en letras gigantescas, en las cuatro fachadas del Palazzo della Civiltà Italiana y es visible para el que, llegado al Aeropuerto de Fiumicino, coge la autovía hacia la ciudad.
    «Un popolo di poeti di artisti di eroi / di santi di pensatori di scienziati / di navigatori di trasmigratori»
    Curiosamente, este grandioso edificio que forma parte del moderno barrio de EUR donde se iba a celebrar la Exposición Universal de 1942 y que por la derrota de las tropas italianas nunca tuvo lugar, es conocido nada menos que como el "Colosseo quadrato" por su particular arquitectura y su monumentalidad, muy propia del momento histórico de su proyecto y construcción. Hoy, considerado bien de Patrimonio Artístico y Cultural, se dedica a exposiciones y actividades museísticas.
    Yo he tenido la suerte de contemplarlo siempre de día y en una ocasión de noche, iluminado, espectacular.
    Mil saludos romanos.

    ResponderEliminar
  8. Sara, gracias por volver a comentar, desde luego que lo cumplió aunque le durara poco. Por lo que pude leer luego siguió trabajando exitosamente como ingeniero.
    Uriel, me alegro de sorprenderte, y mas teniendo un par de cartuchos en la recamara y Seborga es uno de ellos, llevo tiempo detrás de su pista.
    Y profe, como siempre, interesante tu aporte, aunque alguno tendria ganas de coger un spray y añadir, y di maffiosi jeje perdón por la broma barata.
    Muchas gracia a todos por vuestros comentarios.
    Miles de saludos y besos a repartir.

    ResponderEliminar
  9. Estimado Miguel ángel, que interesante esta historia que nos cuentas, eres único. Me ha gustado mucho saberlo, gracias a ti.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti Jolie por tu apoyo. Y sobre el blog de profe, pues eso que estamos todos espectantes.

    Un besazo.

    ResponderEliminar