domingo, 25 de septiembre de 2011

La mosca de Virgilio

Leyendo la preciosa entrada de Jolie, asidua y amable lectora de esta bitácora, me ha venido la mente la historia de la mosca de Virgilio. 

mosca+Virgilio+funeral
Publio Virgilio Marón fue un gran poeta romano del siglo I antes de Cristo. Su gran obra fue "La Eneida" considerada por muchos a la altura de "La Iliada" y "La Odisea", afirmación que me parece un poco exagerada pero que nos sirve para atestiguar que el tal Virgilio era un hombre culto y respetado por sus contemporáneos.

Pues bien, resulta que un buen día decidió tener una mascota, así que cazó una pequeña mosca y la adoptó como tal. Orgulloso de su nueva compañera no perdía ocasión de contar lo unido que se sentía a ella y lo feliz que le hacia el tenerla como mascota. Pero, como era de suponer, la mosca murió inmediatamente. Virgilio se hundió en la tristeza y le preparó a su mascota un funeral en condiciones. ¡Y que funeral!, lo celebró en su  lujosa mansión e invito a grandes personalidades del imperio. En la fiesta corrió vino a raudales acompañado de los mas exquisitos manjares. Contrató a plañideras que lloraban sin cesar y a poetas que glosaron las virtudes del desdichado insecto. Y no solo eso, luego fue enterrado en un lujoso panteón construido expresamente para la singular mascota. Según cuentan las crónicas llego a gastarse 800.000 sestercios, una autentica fortuna para la época que podríamos actualizar a unos cien mil euros de hoy en día. Realmente  parecía que el bueno de Virgilio había perdido definitivamente el juicio, no hay duda que Obelix habría exclamado "¡estan locos estos romanos!". Pero nada mas lejos de la realidad. Siempre rodeado de gente importante, sus múltiples contactos le avisaron de los planes del Senado para jubilar con honores y bienes a los legionarios que habían combatido en nombre de Roma por todo el mundo conocido. Dichos planes consistían en la expropiación de tierras a los patricios para repartirlas entre los legionarios. Solamente algunas tierras se salvarían con seguridad de esta expropiación... ¡las que tuviesen tumbas de la familia! ya que se consideraban lugar sagrado. De esta manera el pillo de Virgilio consiguió evitar la expropiación, ya que si alguien ponía en duda la importancia de la tumba el recordaba ipso facto el grandioso funeral que le había realizado a su amantisima mascota.

En definitiva, como intentó explicarle el maestro a su alumno en la mencionada entrada de Jolie, siempre hay que mirar mas allá de lo que vemos a simple vista.

Aquí os dejo mi intervención sobre este entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

6 comentarios:

  1. Hola Miguel ángel, pero que excéntricos eran estos romanos y que listos! jajaja. Efectivamente siempre hay que mirar más allá de lo que se ve a simple vista, pero cuantas veces estamos ciegos o no tenemos esa capacidad, ya me gustaría a mí poder tenerla, en todo caso tomo nota. Estupenda entrada como siempre.
    Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sin dudas que muy inteligente este Virgilio, aunque no se si estará a la altura de Homero, ya que es decir mucho. Pero de todas maneras, se la planeo muy bien, supongo que seria un gran jugador de ajedrez, jaja.
    Por cierto, no se si estaran al tanto, pero no se hace mucho se ha hecho una versión en Facebook de dicha obra (La Eneida), aquí les dejo el link de un gran blog que realizo una entrada al respecto: http://ladeojosglaucos.blogspot.com/2011/01/la-eneida-la-mas-famosa-obra-del-romano.html
    Saludos.
    Uriel

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que se le ocurriría porque al oír el rumos se quedaría con la "mosca detrás de la oreja" (que chiste mas malo).

    Divertida la imagen del facebook aunque este en ingles. Y el blog tiene muy buena pinta, me lo feedeo.

    Gracias por los comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Perdón por el retraso, Miguel Ángel, pero la incorporación a las clases me tiene un poco liada.
    Estupenda entrada sobre uno de mis favoritos pero siento disentir contigo en esto, Miguel Ángel; la "Eneida" es una obra maestra de la literatura latina, la obra épica por excelencia encargada por el emperador Augusto para glorificar Roma. Después de dedicarle los últimos diez años de su vida, el poeta, no sobrado ya de salud, emprende durante tres años un viaje a Grecia, con el fin de realizar la revisión final de su obra maestra, prácticamente terminada para entonces. Previsor, antes de partir, confió a dos amigos, Plotio Tuca y Vario Rufo, el manuscrito provisional con la promesa de que debería ser destruido si él no sobrevivía al viaje, por el temor a que el poema no alcanzase la perfección por él deseada. Poco después murió, pero sus amigos no se atrevieron a quemar el manuscrito y se cuenta que el propio Augusto, su mentor y mecenas, al que había pedido en Bríndisi que lo destruyera, se negó y no lo permitió. En los doce libros, con sus casi diez mil hexámetros dáctilicos que son auténticos modelos de perfección literaria, se cuenta que hay algunos versos incompletos o de calidad irregular; pero, como decían los romanos, "aquila non capit muscas", un águila no caza moscas, un hombre superior no se rebaja a las insignificancias, no se para en nimiedades. Ya ves cómo al final he llevado las "moscas" a mi jardín romano; la "Eneida" es una obra universal, la primera gran epopeya literaria, dignísima continuadora de la tradición de la "Ilíada" y la "Odisea", que incorporaban recursos de una gran tradición oral. Hoy no podemos sino entender las tres obras como un todo en la tradición clásica y nos enorgullece que desde Dante haya sido, hasta hoy, objeto de devoción.
    Para terminar mi perorata, otra anécdota de moscas y romanos: cuenta Suetonio en su "Vida de Domiciano" que este insólito emperador al comienzo de su principado se reservaba cada día unas horas de intimidad en las que no hacía otra cosa que cazar moscas y ensartarlas en un punzón bien afilado. Cuando un individuo le preguntó si había alguien dentro con él, contestó: "Ni siquiera una mosca". Apuntaba ya maneras; este tirano, paranoico y cruel, no es extraño que a su muerte fuese condenado a la "damnatio memoriae" y su nombre borrado de las inscripciones públicas.
    Mil perdones por mi extensión y mil saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sabia que al hacer el comentario me llevari una merecida "reprimenda" pro tu parte ;).
    Gracias por los conocimientos que nos aportas y sobre todo por la pasión que pones en comunicarlos.
    Saludos.

    ResponderEliminar