viernes, 14 de octubre de 2011

El empresario al que hicieron santo

En mis recientes vacaciones en Asturias me instalé en la población de La Felguera (Langreo), no me digáis que no tiene su gracia la manera que tienen de nombrar las ciudades en Asturias, me recuerda a los americanos cuando dicen Boston (Massachusetts). Allí nuestro anfitrión nos contó brevemente la historia de la ciudad y, como no podía ser de otra manera, la de sus altos hornos "Duro-Felguera" y la del fundador de éstos, don Pedro Duro.

Estatua+Pedro+Duro+Felguera+Langreo

Y digo que no podía ser de otra manera porque ambas historias están íntimamente ligadas. A mediados del siglo XIX un empresario riojano recorre España buscando donde instalar unos altos hornos para la fabricación de hierro y acero. Finalmente decide instalarse en la zona de Langreo, para aprovechar el carbón de la importante cuenca minera del Nalón, y lo hace concretamente en la parroquia de Turiellos, en una zona llamada la Felguera, por la cantidad de helechos que crecían allí (en español la traducción seria helechal). Así nace "La Fábrica de la Felguera", buque insignia de la compañía que luego sería "Duro-Felguera". Una empresa de esas proporciones revolucionó completamente la vida de la parroquia. Prácticamente todo el mundo trabajaba, directa o indirectamente,  para la factoría. Ésta, a caballo entre el feudalismo y el paternalismo, lleva a cabo una importante labor social entre sus empleados y por extensión en toda la población, creando cajas de ahorros, casas de socorro, viviendas baratas para sus empleados y colegios gratuitos para sus hijos. La fusión entre fábrica y ciudad era intensa, como lo demuestra el cambio de nombre de ésta, la zona era mas conocida por La Felguera que por el antiguo nombre de Truiellos y definitivamente cambia su denominación a finales del XIX. Pedro Duro murió en 1886 pero su obra perduró, y la fábrica siguió adelante con sus negocios y con su labor social. La estatua de la foto se levantó en 1895 con los fondos aportados por los trabajadores de su empresa, en su inscripción se puede leer " Los obreros de la Fábrica de la Felguera a su fundador, Pedro Duro".

Con esta imagen de "cacique bueno" no es de extrañar que un buen año Duro decidiera dar un día mas de fiesta a sus empleados, y que día mejor que el día de su santo, San Pedro. Los trabajadores se reunieron a celebrarlo en una de las plazas del pueblo que daba a la iglesia de Santa Eulalia, patrona de la parroquia y de toda Asturias. La costumbre se repitió año tras año, y como estaban de fiesta todos los empleados de la fábrica los pocos que no trabajaban en ella también se unieron al día de celebración. En 1908 se pensó que la ya importante ciudad de La Felguera debería de celebrar sus fiestas patronales, pero el día de Santa Eulalia había pasado año tras año sin pena ni gloria, mientras que en el día de San Pedro la fiesta estaba ya casi institucionalizada. Así, bajo el impulso del directivo de la empresa Juan Perotti, se crea la "Sociedad de Festejos de San Pedro",  se "destituye de patronia" (¿o patronazgo?) a Santa Eulalia y se nombra a San Pedro como nuevo patrón. Incluso se cambió el nombre de la iglesia y se relegó a la santa a una pequeña capilla lateral. Con el tiempo la estatua de don Pedro se llevó a las puertas de la iglesia y hasta los restos de la familia descansan en una cripta en su interior.

Ya no era sólamente el patrón de la fábrica sino también el "patrón de la ciudad", aunque decir ésto y la frase del título es una exageración o cuanto menos una pequeña broma....¿o no?.


11 comentarios:

  1. Estimado Miguel Ángel, me ha resultado curioso que te hiciese gracia esa denominación de La Felguera acompañada siempre de Langreo, quizá porque a mí como gallega siempre me parecido de lo más natural; hasta en eso el dicho "gallegos y asturianos, primos hermanos". Y me explico: por aquí con mucha frecuencia la división de los ayuntamientos se hace en parroquias(civiles), término que procede del griego "paroikía" y que significa "junto a la casa", y que están formadas a su vez por aldeas y lugares. Estas formas tradicionales de organización de entidades colectivas de población existen todavía hoy tanto en Asturias como en Galicia y son entendidas como unidades de convivencia suprafamiliares; la pertenencia a una u otra parroquia de un ayuntamiento es siempre un hecho relevante cuando alguien habla de su lugar de nacimiento o de su domicilio.
    El municipio donde yo trabajo, que figura entre los nueve más poblados de Galicia, es un buen ejemplo de ello al estar formado por siete parroquias eminentemente rurales y un núcleo urbano, cada uno de ellas con su propio topónimo, alusivo en algunos casos algunos de ellos a distintas especies de árboles abundantes antiguamente en cada zona ( como tú comentabas que sucedía con La Felguera y los helechos).
    Y como tú bien decías, a caballo entre el feudalismo y el paternalismo ( por aquí diríamos entre el caciquismo y el paternalismo) se ha ido tejiendo la historia y hasta a los mismísimos altares subió como santo "patrón"... un "patrono".
    Mil saludos, Miguel Ángel, y excelente historia la de hoy, que no conocía.

    ResponderEliminar
  2. Gran Entrada Miguel Ángel, igual que siempre. Pues sí, parece que el hombre supo ganarse la confianza de sus conciudadanos, y siendo un civil más del pueblo. Lo cierto es que cuando la tratas como se merece, la gente suele ser muy agradecida. Pero no sé si Pedro este muy contento con eso del chiste del título, la gente como el suele ser humilde, eso es lo que les hace ganarse tan buena fama. De todas maneras, fueron muy buenos ambos chistes (cuento el del final).
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  3. Que buena historia Miguel ángel, poquito a poco y leyéndote se saben cosas que son muy interesantes.Bajo mi punto de vista este hombre bueno se merecía el monumento y todo lo demás. Saludos a profedegriego y Uriel.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Te he dejado un premio en mi blog. Cuando puedas pasas a recogerlo.

    Besosssssss

    ResponderEliminar
  5. Profe, desconocia el origen del termino parroquia, gracia una vez mas por el aporte. En Langreo es todavía mas extraño para mi ya que no existe un núcleo de población con ese nombre, son seis ciudades que podríamos decir que están en un plano de igualdad, como si fueran los distritos de una ciudad como Valencia, es mas, creo recordar que les llamaban efectivamente distritos.

    Uriel, muchas gracias por los elogios, tengo que reconocer que en cuanto oí la historia ya estaba pensando en compartirla aquí, es realmente curiosa.

    Jolie, ese es uno de los mayores halagos que se me pueden hacer. Paso raudo a recoger tu premio.

    Saludos y muchas gracias por comentar y por estar siempre "al otro lado"

    ResponderEliminar
  6. Eso que me comentas, Miguel Ángel, sucede también en el municipio donde yo trabajo, porque ninguna de las parroquias coincide realmente en el nombre con el propio nombre del ayuntamiento. Todo se debe a la extraordinaria dispersión poblacional de esta zona; sólo en Galicia existen más de 315 "concellos" o municipios, el 80% de los cuales han visto reducida su población en la última década, y 194 cuentan con menos de 5.000 habitantes. Es por ello que en los últimos años tanto la situación demográfica gallega como esta dispersión poblacional de la que hablamos han convertido en cuestón muy controvertida el modelo territorial de nuestra comunidad y esto genera grandes debates en la escena política y en la calle y no hay unanimidad alguna.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  7. Miguel Ángel, te he dejado un premio en mi blog (el mismo que Jolie ;)).
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  8. Hi young padawan. Compruebo que mis lecciones sobre la historia asturiana han calado y animado el blog. Veo que además has añadido información no comentada in situ. Bien!!. En el próximo viaje te comentaré más cosas sobre Juan Perotti que también estuvo al frente del intento de secesión de La Felguera del municipio de Langreo en el año 1928 cuando los vecinos descubrieron un agujero en la ley de municipios de Primo de Rivera y estuvieron a punto de dinamitar el mapa de municipios del país.
    Pero esa historia se cuenta mejor ante una botella de sidra en Mirito o en el Gaucho. ¿N0?

    ResponderEliminar
  9. Profe, sin entrar en políticas, ya sabes que hay mucha gente que prefiere ser cabeza de ratón a cola de león, y con tantos ratones corriendo por ahí los gatos se ponen las botas.

    Uriel, paso a por él, muchas gracias.

    Vega,claro que añado codas, todo padawan tiene la obligación de intentar superar a su caballero mentor. Y esa sidra con historia nueva espero que no tarde mucho.

    Saludos y gracias a todos.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que te haya gustado la historia de nuestra ciudad ;)
    www.lafelguera.webs.com

    ResponderEliminar
  11. Anónimo felgueriense, gracias por acercarte por esta bitácora y dejarme un comentario y un enlace tan útil (algo use para la entrada). Quien me contó la historia allí mismo fue Vega de Vanalón, supongo que lo conocerás.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar