martes, 4 de octubre de 2011

¿La canasta mas famosa de la historia?

Llevo bastante tiempo dudando sobre si contar en este puñado de bits que llamamos blog la historia de hoy. Va sobre una de mis pasiones, el baloncesto, y es una anécdota que a mi me encanta, pero mis dudas vienen por el hecho de que a los que os guste el baloncesto seguramente ya la conoceréis y a los que no, igual no le encontráis interés, pero ya no he podido resistirme, así que allá vamos. Antes de nada dos apuntes sobre nuestro juego por si alguien los desconoce y que son importantes para entender la historia. Primero, el jugador que comete cinco faltas personales es eliminado y segundo, en los partidos de baloncesto no hay empate, si el marcador acaba igualado se juega una prorroga de cinco minutos.

Nos encontramos en 1962, en cuartos de final de la Copa de Europa, la competición que enfrentaba a los campeones de las ligas nacionales. La eliminatoria era a doble partido , y si cada equipo ganaba uno se tendría en cuenta la diferencia de puntos. El Real Madrid, que había construido un gran equipo con el anhelo de romper la superioridad de los equipos del Este, se enfrentaba al italiano Ignis de Varesse. Y en el banquillo del equipo español estaba el que es considerado por muchos como el mejor entrenador español de todos los tiempos, el gran Pedro Ferrándiz.

Pedro+Ferrandiz+autocanasta

De todos es conocida la pasión de los italianos por el baloncesto y los tiffosi abarrotaron la pequeña cancha del Ignis, convertida en una autentica olla a presión. A parte de los tradicionales gritos y canciones, tiraban petardos y enciendan bengalas creando un ambiente infernal para los contrarios... y para el árbitro. Aun así el Real Madrid empezó con fuerza y acabo la primera parte con un aparentemente cómodo 36-44.  Pero en la segunda parte el tremendo ambiente empezó a pesar en el ánimo el árbitro que cambio radicalmente su arbitraje. Hasta seis canastas anuló a los madridistas, aparte de cargarles de personales absurdas. En los últimos minutos la situación del Madrid era dantesca, su gran estrella lesionada por la brutal defensa italiana, otros dos importantísimos jugadores habían sido eliminados por personales, y otros tantos estaban con cuatro, y el equipo italiano se iba acercando peligrosamente en el marcador con un árbitro convertido en una marioneta que pitaba según los gritos del público. Con todo ésto a falta de dos segundos para el final el Ignis empata el partido a 80 puntos y Pedro Ferrándiz pide tiempo muerto. La primera indicación que les da sus pupilos es significativa, "en cuanto acabe el partido todo el mundo al vestuario echando leches, que nadie se entretenga o aquí nos matan". Tras esta medida de seguridad se traza la última jugada, y el protagonista de ella sera Lorenzo Alocén, un pivot que apenas había participado en el partido y que no había metido ningún punto, pero que era famoso por su templanza y sus nervios de acero, nadie mejor que él para jugarse ese último tiro.Se reanuda el juego y el Madrid saca el balón que es recibido por Alocén, este se gira y anota un tiro facil ¡en su propia canasta!. El partido acaba con 82-80 para el Ignis y los jugadores del Madrid salen raudos hacia los vestuarios. El público celebra con risas y vítores el "error" de Lorenzo cantándole "Lorenzini, Lorencini". Pero en el extremo del banquillo italiano un jugador se dio cuenta de lo que había sucedido y corrió a contárselo a su entrenador y la noticia fue corriendo de boca en boca por todo el recinto. Los italianos montaron en cólera, protestaron  al mesa y el pabellón se lleno de gritos y de ira. Tal es así que los madridistas tuvieron que salir escoltados por los Carabineros. Pero, ¿que es lo que había ocurrido?.

Como comenté al principio en el baloncesto no hay empate, si el Madrid intentaba anotar el último tiro en la canasta contraria y no lo conseguía el partido habría acabado en empate y se tendría que jugar una prorroga de cinco minutos. Una prorroga que con la cantidad de bajas que tenia el Madrid, sus jugadores amenazados de eliminación, un ambiente terrible y un árbitro completamente entregado a la causa italiana podía haber significado una derrota abultadisima prácticamente imposible de remontar en casa. Con esta genial jugada el gran entrenador había conseguido perder tan sólo por dos puntos. Los italianos protestaron a la Fiba y a todas las instancias posibles, pero nada se podía hacer, no había ni una linea en el reglamento en la que apoyarse para anular la jugada o sancionar al Real Madrid. El reglamento tuvo que cambiarse y a partir de ese momento el equipo que se metiese una autocanasta para evitar o forzar un prorroga seria descalificado y tendría que pagar una multa de mil marcos (mucho dinero para el baloncesto de la época). Pero el resultado de este partido era inamovible, y como Ferrándiz esperaba en el partido de vuelta se ganó con holgura (83-62) y se pasó a semifinales.

Espero que os haya gustado la historia de esta genialidad que cambio un reglamento. Quizás alguno puede pensar que es una trampa o por lo menos un acción poco elegante, pero hay que tener la inteligencia y la visión para hacer lo contrario de lo que se espera y triunfar con ello.

Aquí os dejo mi intervención sobre esta entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

7 comentarios:

  1. Como diría el proverbio latino, Miguel Ángel, "Cum finis est licitus, etiam media sunt licita", o en maquiavélico castellano "El fin justifica los medios"; estupenda historia la de hoy, digna de figurar hasta en los "Annales" de Tácito, si por entonces se hubiera jugado al baloncesto.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante la historia. Completamente inesperada la ultima jugada, una verdadera muestra de inteligencia. Por cierto, no tiene nada de malo que la hayas contado, el deporte es una de las pasiones de los hombres, y como tal es parte de la historia de la humanidad; y siempre resulta interesante conocer estas muestras de inteligencia.
    Ah... además, como apasionado del baloncesto debes conocer la historia de Larry Bird y el "¿Quien saldrá segundo?". Si no es así te la contare en mi blog en la semana.
    Saludos
    Uriel

    ResponderEliminar
  3. Profe, gracias por el halago "a la romana". Por cierto me has recordado algo que quizás es digno de una entrada, estudiaremos el asunto. Y que conste que no me he olvidado de la promesa de tublog, seguimos esperando.

    Uriel, he oído las palabras Larry Bird y me he emocionado. Los aficionados al baloncesto de mi generación nos dividíamos en defensores de Magic y defensores de Bird, y yo tengo que decir que pertenecía a esta segunda cohorte. Supongo que te refieres a un gran cheque, pero no dire nada mas por no destriparla.

    Saludos y muchísimas gracias por los comentarios.

    Saludos y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Querido Miguel Ángel, muy interesante tu entrada, yo soy más de futbol, el baloncesto lo sigo poco y desconocía esta historia que tiene gran importancia si con lo sucedido hizo que se cambiara el reglamento. Una muestra de inteligencia por parte del entrenador que es de alabar.
    Un besote

    ResponderEliminar
  5. Pues... Depende la versión de la historia vemos involucrados a un gran chequezote o un vestuario... pero si es esa la anécdota. Y es más, ya esta subida, así que pasa a verla cuando gustes ;).
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  6. tan inteligente como cobarde...

    ResponderEliminar
  7. Me parece que Gerardo no es muy fan de Pedro Ferrandiz. Jejjee

    Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar