viernes, 4 de noviembre de 2011

Las perogrulladas que dijo Pero Grullo

Todos hemos dicho u oído alguna vez una perogrullada (verdad o certeza que, por notoriamente sabida, es necedad o simpleza el decirla, según el drae).  Algunos ejemplos serian:  "el agua moja", "si hace frió es porque no hace calor", "la bitácora del Yayo es la mejor del mundo", "mañana amanecerá" y el impagable cartel cuya foto os pongo a continuación:

perogrulladas+Pedro+Pero+Grullo

 ¿Y por qué las llamamos perogrulladas?. Todo parece indicar que el término hacer referencia a Pero Grullo, un personaje popular (ficticio o no) que era muy aficionado a soltar peroratas inmensas en las que al final no sacabas nada en claro, solamente un montón de cosas que ya sabias dichas de forma enrevesada, osease,  perogrulladas. La invención de la palabra en si se le atribuye a veces a Quevedo, que en uno de sus escritos satíricos llamado "La visita de los chistes" habla con el propio Pero Grullo que le descubre diez profecías repletas de obviedades. Pero en realidad en el texto aparece solo "grulladas", no perogrulladas. No obstante merece la pena comentar algunas de las cosas que el tal Pero Grullo le dice a Quevedo: "Si lloviere hará lodos,/ y será cosa de ver /que nadie podrá correr/ sin echar atrás los codos". "Volaráse con las plumas, /andaráse con los pies, /serán seis dos veces tres." Pero lo mejor es cuando Quevedo le achaca que todo lo que esta diciendo no son mas que necedades y verdades que todo el mudo sabe, a lo que Pero Grullo le responde: Diréis que de puro verdad es necedad: ¡buen achaquito, hermanos vivos! La verdad así decís que amarga; poca verdad decís que es mentira, muchas verdades que es necedad. ¿De qué manera ha de ser la verdad para que os agrade?. Todo un cachondo este Pero Grullo.

Pero aun tenemos una mención mucho mas antigua de este personaje. En 1460 un escritor desconocido llamado "El Evangelista" escribe un relato en el que un tal Pedro Grillo (indudablemente precursor de Pero Grullo), expone un profecía apocalíptica decorada con lindezas como estas:  

 Luego harán relámpagos y truenos, que no habrá hombre nacido que quede por nacer. Luego hará un terremoto tan espantable, que los muertos no osarán resucitar de miedo; los corazones estarán todos en los cuerpos, que no osarán asomar; los puerros y los ajos meterán las cabezas so tierra, y no osarán salir hasta que salgan canos; el azafrán y zanahorias y membrillos se tornarán amarillos de miedo. Las mujeres serán todas hembras; los mudos se mirarán unos á otros callando, que no habrá sordo que los oiga. El fuego se tornará caliente, que llegando las estopas, se encenderán; la tierra se calentará tanto del gran sol, que los ahorcados no osarán llegar los pies al suelo.
Las piedras se tornarán todas duras como cantos; los caminos estarán tendidos por el suelo; los rios correrán hácia ayuso; la mar se tornará toda agua, de manera que echando en ella una piedra y aun dos, no pararán hasta el suelo. Las montañas serán más altas que los llanos, de guisa que más se cansarán cien hombres por una montaña arriba, que no uno cabalgando por el llano. Todas las alimañas no tendrán más sentido que bestias, todas llenas de pelos; las aves llenas de plumas; las golondrinas todas de una color, que no se conocerán la una á la otra; á los mochuelos se les tornarán las cabezas de hechura de cebollas, con dos cuentas de ámbar en la cara.

Puede parecer chiste, pero yo  he oído a algún que otro político dando un discurso que no tiene nada que desmerecer a este.

Aquí os dejo mi intervención sobre esta entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

12 comentarios:

  1. LO DE TU PERO GROLLUDA DE MI BITACORA ES LA MEJOR DEL MUNDO..."NO ES ASI"..ES UNA CERTEZA...ERES EL MEJOR...LO DIGO YO.EL SENATOR WILLIUS

    ResponderEliminar
  2. Que cachondo. La verdad es que si nos cojemos cualquiera de los programas electorales veremos perogrulladas por un tubo. Un bien artículo. Aunque ya sabemos que Quevedo era un cachondo mental y a lo mejor Pero Grullo era Cachondovedo.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  3. Te superaste desocupado escribano,hijo de madre y padre y hermano de sus hijos,bravo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien glosada, Miguel Ángel,esta entrada sobre el tal Pero Grullo y muy bien traídas sus perogrulladas al ambiente político que de tanta actualidad anda estos días.
    Ya bien lo dice la expresión de latín forense "Veritas evidens non est probanda", la verdad evidente no necesita de prueba; y así todo lo demás es accesorio. Desde la Edad Media, tiempo en que debió existir un personaje de estas características, se creó el estereotipo del individuo que afirma verdades tan evidentes que causa burla e hilaridad, y como bien dices, amigo, discursos hay y algún otro oiremos "que no tiene nada que desmerecer a este".
    Por cierto, observo con agrado que un aire latinizante empieza a invadir este universo bloguero.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  5. Miguel ángel muy buena la entrada, que me ha hecho reír tu ocurrencia del principio jajajaja, desde luego el cartel del perro se las trae ayy Un besazooo

    ResponderEliminar
  6. Willy, no hace falta que me hagas la pelota, ya sabes que tienes mi voto sin condiciones.

    Peinado, gracias por el halago,y sobre lo de Quevedo no es invención suya, la profecía que pongo luego es bastante anterior. En el texto de Quevedo aparecen varios personajes que tienen pinta de ser de chascarrillos populares de la época, por eso lo de "La visita de los chistes".

    Paco, gracias por leerme con buenos ojos, y decirte que aun no estoy desocupado, aunque me queda poco.

    Profe, sin duda que los oiremos. Lo que no he acabado de pillar es lo de la latinización, ¿te refieres a algo de esta entrada o todo en general? Desde luego no es raro que la gente intente imitarte.

    Jolie, no era un ocurrencia, era una realidad...jejejje.

    Muchas gracias a todos por los comentarios y por estar siempre al otro lado.

    Saludos y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante la historia. Me ha encantado, sobre todo la parte de la última "profecía". jeje.
    Que se le va a hacer con los políticos. No todos pueden tener discursos como los de antes, tales como Churchill o Cena, u otros tantos políticos.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  8. Querido Miguel Ángel, con lo del aire latinizante me refiero al comentario de tu amigo Willy, autodenominado aquí " El Senator Willius", con indudable resonancia latina tanto en el nombre propio elegido, como en la institución a la que se adscribe, el Senado, el órgano supremo de deliberación en la Roma republicana. ¡Ahí es ná!. Sobre todo, cuando hace sólo unos meses, en tu entrada "Anglicismos y un poco de baloncesto" del 13 de julio, afirmaba en su comentario "sic": "ME GUSTA QUE LA GENTE ESTUDIE POR MI EL FRANCES Y EL GRIEGO"... Por algo se empieza y ha sido por el latín, que es hija del indoeuropeo, hermana del griego y madre del francés. Nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre.
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  9. Esa profecía apocalíptica habrá muchos que la lean y se caguen de miedo jajaja. Muy cachondo el texto.

    ResponderEliminar
  10. Uriel y Viriato, ciertamente la última profecía es la caña, confieso que cuando la descubrí no podía parar de reírme.

    Razón tienes profe, no había caído en la cuenta. Tengo tan asumido lo de Senator que ya no me choca. Impresionante lo de tirar de hemeroteca de comentarios. No se que seria de esta bitácora sin ti.

    Saludos a cientos.

    ResponderEliminar
  11. Querido Miguel Ángel, lo de tirar de hemeroteca no tiene mérito en este caso porque tengo buena memoria; aquel comentario de julio tenía mensaje suliminal (y no tan subliminal). Me recordaba aquello del anuncio del periódico, "Señorita enseña el búlgaro", y resultó que el búlgaro era... un idioma. Entiendo que el "francés" y el "griego" dan mucho juego, pero bromas de ese estilo sólo se las permito a mis amigos, y aquí me parece que sobraban.
    Mil afectuosos saludos, amice.

    ResponderEliminar
  12. Profe, entre nosotros, yo tambien lo creo.

    Saludos

    ResponderEliminar