lunes, 19 de diciembre de 2011

La mayor inflación de la historia

Una de las últimas entradas que he leído en Curistoria (blog altamente recomendable) hacia referencia a la terrible inflación (mejor dicho hiperinflación) que sufrió Alemania en el periodo de entreguerras. La entrada es muy interesante, con varias anécdotas que demuestran lo que la hiperinflación afecta a la economía.  Pero leyendo esta entrada me vino a la mente algo que leí hace un montón de años en el famoso Libro Guinnes de los Records. Cuando hablaba de la mayor inflación de la historia no se refería a esta de Alemania, sino que hacia referencia, según creó recordar, a un país de la Europa central cuya moneda era el pengo. Ya tenia un nuevo desafió, que país era ese y como y cuando fue esa hiperinflación, y ademas de desafió tenia una posible excusa para una nueva entrada.

El país en cuestión fue Hungría, y la época, el final de la Segunda Guerra Mundial y el principio de la posguerra. Concretamente el periodo hiperinflacionario duró desde julio de 1945 a julio de 1946. Los destrozos causados por la guerra y las reparaciones exigidas por la Unión Soviética obligaron al gobierno a imprimir billetes por encima de sus posibilidades lo que trajo un gran inflación que fue retroalimentandose hasta limites insospechados. Pero como no he puesto ninguna imagen vamos a colocar una de un billete un tanto especial. El billete con la mayor denominación jamas impreso.

Mil+trillones+pengos+el+mayor+billete+historia+inflacion
La lastima es que no ponga todos los ceros que deberían, y simplemente dice Egy Milliard B-Pengo. ¿Y cuanto es esto? pues empecemos a leer de atrás para adelante: B-Pengo fue una abreviatura que ya se uso en muchos billetes anteriores y tendríamos que traducir por un billón de pengos (y digo billón en español, osease, un millón de millones); Milliard es el equivalente a nuestra reciente palabra millardo y significa mil millones; y finalmente Egy quiere decir uno. Recopilando tenemos que el valor facial del billete es: mil millones de billones de pengos, que en español seria mas correcto decir mil trillones de pengos. Poniéndolo con todos sus ceros seria: 1.000.000.000.000.000.000.000.

¿Y realmente era necesario este billetón?. Pues si, y mucho. Vayamos con algunos datos que nos den una idea de la brutalidad de la inflación:
-La tasa de inflación mensual llego a alcanzar el 75.655%.
-Esta tasa de inflación significaba que los precios se doblaban cada 15 horas.
-Si le damos al nivel de precios de julio de 1945 el valor 1, en julio de 1946 este nivel de precios tendría un valor de 10'6 cuatrillones.

Ya os podéis imaginar los trastornos que esto causaba para la economía. Las perdidas del poder adquisitivo de los salarios eran brutales, la gente se deshacía del dinero sabiendo que en unas horas no valdría nada. Los salarios se pagaban diariamente y llegaron a revisarse dos veces al mes, pero esto era insuficiente para parar el empobrecimiento de la población.

Se probaron montones de medidas para atajar esta proceso y sus consecuencias. Se indexó la moneda con varias referencias, se obligó a los bancos a ampliar horarios, se inventaron un pengo que solo servia para pagar impuestos y tasas. Pero la mas curiosa de todas fue el intento de aplicar los "salarios calóricos". La idea era que los salarios se pagaran en especie, principalmente comida, y que para el calculo de los mismos se tuviesen en cuanta las calorías que se necesitaban para mantenerse con vida el trabajador y su familia. Es mas, si el esfuerzo físico que requería el trabajo era mucho se consideraba que quemaba mas calorías y por lo tanto tenia derecho a mas comida.

Finalmente, después de muchas mediadas en una dirección y en otra se consiguió frenar el proceso en agosto de 1946. Para que los billetes tuvieran un valor razonable se creo una nueva moneda, el florin. Y la tasa de de cambio fue fijada en 400.000 cuatrillones de pengos por un florin. Poniéndolo con sus ceros, que siempre queda bonito tendríamos:  400.000.000.000.000.000.000.000.000.000.

Conclusión: después de esta entrada voy a tener que cambiarme el teclado numérico de mi ordenador, ya que la tecla del cero ha dejado de funcionar.

Aquí os dejo mi intervención sobre esta entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

9 comentarios:

  1. Y pensar que teniendo mil trillones en dinero sigues sin ser rico...

    Curiosa entrada.

    ResponderEliminar
  2. Menuda entrada Miguel ángel, me pierdo con tanto cero jaja, muy interesante de verdad, que mal lo pasarían los pobres, que estrés.. no quiero ni imaginármelo.

    Un beso y Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Viriato, pero ademas pobre de solemnidad. Se me ha ocurrido hacer un calculo pra tener una idea de cuanto es eso. Imaginemos que los 1.000 trillones fuesen de euros, y los tuviésemos apilados perfectamente, eso nos haría un montón que mediría 240.000 millones de kilómetros. Un montón que llegaría hasta el Sol y luego (suponiendo que estuviera justo al otro lado) podría seguir hasta llegar a Mercurio.

    Jolie, la verdad es que aunque suene a chiste lo pasaron francamente mal, y sobre todo los mas pobres, que son los que mas sufren con la inflación.

    Gracias por los comentarios y feliz navidad (o solsticio de invierno).

    ResponderEliminar
  4. Yayo, veo que se te dan bien los números, me has dejado loco.

    ResponderEliminar
  5. Llego tarde, pero llego al fin, querido Miguel Ángel;¡qué vértigo de ceros "pa ná" al fin y al cabo.
    Tu entrada me trajo a la memoria lo que hace tiempo leí sobre el billete moneda de más valor del mundo: en Zimbabue el banco emitió allá por el año 2008 un billete de ¡10 millones de dólares zimbabuenses! que se cambiaban en el mercado negro por unos 15 euros. La causa de la emisión de estos billetes era la terrible inflación que padecía el país donde los precios subían un 100% todos los días!! Por momentos con este billete no daba para pagar ni una hamburguesa, ni tan siquiera cuatro naranjas.
    Mareante y estupenda entrada, amigo; aprovecho para desearte unas felices navidades y que te haya tocado un piquiño de esa lotería premiada que ha caído por tu tierra.
    Mil bicos gallegos.

    ResponderEliminar
  6. Yo llego aun mas tarde, pero después de todo también he llegado... Y déjame decirte que me ha impresionado lo que cuentas... Aquí por Argentina, las cuestiones inflacionarias suelen estar a la orden del día, aunque nunca de tal magnitud!!!! Vaya, que crear semejante billete para que no sirviera realmente... En fin, bonita entrada.
    Un Saludo, y Felices Navidades!!
    Uriel

    ResponderEliminar
  7. Viriato, no solo de letras e historia vive el hombre.

    Profe, interesante el aporte, aunque 100 millones se queda un poco corto comparado con el húngaro, jeje. la verdad es que la de Zimbabue fue la segunda mayor inflación de la historia. para compararlas basta el dato que comentaste, en Zimbawe se doblaban precios cada 24 horas, en Hungría cada 15. yno, no me ha tocado nada.

    Uriel, cierto que por allá sabéis de este tema mucho mejor que nosotros, (por desgracia) aunque aquí también tuvimos nuestra temporadita.

    Saludos para todos y Feliz Navidad. (o solsticio de invierno...o de verano)

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la recomendación de Curistoria :)

    La frase "400.000 cuatrillones de pengos por un florin" es un buen título para una novela.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Manuel, no puedes estar interesado en estos temas y no recomendar tu blog.
    Y desde luego que es un buen título. Si lo viese en un librería seguro que lo cotillearia a ver de que va.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar