domingo, 29 de enero de 2012

El hombre que vio nacer un volcán bajo sus pies.

Había una vez un pequeño pueblo llamado Paricutín, en el estado mexicano de Michoacán. Situado en una fértil meseta rodeado de montañas suaves, sus gentes, principalmente indígenas Purupechas, se dedican a la agricultura y a la ganadería. La vida transcurre tranquilamente en el pequeño poblado de casas principalmente de madera aunque no faltan casas mas ricas de piedra y adobe. Las ceremonias religiosas se celebran en la iglesia del cercano pueblo de San Juan de Parangaricutiro en la que actualmente están trabajando en una de sus torres. Estamos en 1943 y hoy es veinte de febrero, un día de trabajo como otro cualquiera para Dionisio Pulido, quien después de una merecida comida se dirige a su pequeño campo de maíz. Pero algo extraño pasa ese día, hace un calor impropio para esa época del año y a esa altitud. Cuando Dionisio llega a sus tierras ve que su maíz esta marchito, como si se hubiese quemado por un excesivo sol, y siente que el calor viene del suelo, no del ambiente. Extrañado siguió inspeccionando el entorno y descubre una grieta de medio metro de profundidad que cruza su terreno. De pronto de la nueva grieta empieza a surgir una tremenda columna de humo y  por la mente de Dionisio sola pasa una idea "tengo que avisar a mi familia y salir de aquí lo antes posible". Pero de repente la tierra empieza a temblar y nuevas grietas se abre en el suelo de las que salen enormes cantidades de humo y poco mas tarde piedras encendidas que explotan en el aire y toneladas de ceniza que lo van cubriendo todo. Dionisio no tiene otra que huir despavorido hacia el pueblo avisando a todo aquel que se encuentra en su camino. Afortunadamente cuando llega a Paracutín su familia esta allí esperando y todos están contemplando el fascinante y destructor espectáculo. Había nacido, bajo las mismísimas narices del bueno de Dioniso Pulido, el volcán de Paracutín.

Volcan+Paracutín+erupción

Las erupciones siguieron y el nuevo volcán empezó a crecer. Esa misma noche broto lava por primera vez y el cono del volcán se levanto siete metros sobre el suelo. En la primera semana ya alcanzaria los cincuenta metros. Afortunadamente nadie habia sufrido daño y la gente empezó con la evacuación tanto de Paracutín como del cercano pueblo de San Juan de Parangaricutiro. Las erupciones se seguían y la lava iba avanzando lentamente, pero la evacuación se pudo hacer sin excesivas prisas y mucha gente desmontó sus casas de madera para montarlas en su nuevo hogar, el pueblo de San Juan Nuevo de Parangaricutiro.

En cuatro meses el volcán alcanzó los 200 metros de altura y para el año ya tenia sus actuales 400 metros. Los ríos de lava se tragaron los dos pueblos mencionados y hasta otras seis pequeñas poblaciones. Del viejo San Juan solo queda visible la torre de su iglesia:
volcan+paracutin+iglesia+lava

En esta preciosa foto de la época podéis ver la torre de la iglesia sobre un mar de lava solidificada y al fondo el volcán todavía en actividad. El volcán siguió en activo durante nueve años, once días y diez horas, declarándose extinto en 1952.

¿Y que es ahora de esa comarca?. Pues por esas paradojas de la naturaleza, lo que parecía que era el fin se ha convertido en fuente de prosperidad. Por un lado las cenizas que asolaron el entorno y lo convirtieron en un desierto, con el tiempo fueron un maravilloso abono para todas aquellas tierras, que ahora son un autentico vergel y donde las plantaciones agrícolas son mas productivas que nunca. Por otra parte el flujo de turistas es constante, cosa que no es de extrañar después de ver la imagen de la iglesia, ¿a quien no le gustaría hacerse una foto allí?. Y no solo por la iglesia en la lava, o por lo fascinante de la historia, todo el paisaje circundante es digno de ver, tanto por la lava y la majestuosidad del neo-volcán como por la cantidad  de vegetación que cubre la zona. No es de extrañar que en muchas listas del tipo "Las siete maravillas de la naturaleza" aparezca nuestro volcán.

El otro día vimos una mujer que había recibido un ataque de otro mundo y hoy un hombre que vio nacer un volcán bajo sus propios pies. La Naturaleza nunca dejara de sorprendernos.

15 comentarios:

  1. Querido Miguel Ángel siempre nos sorprendes con historias interesantes que de no ser por ti nos las perderíamos y seria una pena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jolie, siempre tienes el elogio que me agrada especialmente. Me encanta descubrir historias como esta, y el saber que yo se las pueda descubrir a alguien que le interese me hace especial ilusión.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. La primera vez que leí sobre el Paricutín era sólo un crío y me puse a pensar, no sin cierta desazón, en lo chunguísimo que sería que estando tu haciendo cualquier cosa, de repente saliera un volcán a tus píes. Máxime cuando estés haciendo algo comprometido. Le iban a faltar marchas al coche. Jejejeje.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Máxime si alguien te ha dicho antes "cuidado con lo que haces que el Señor te castigara".
      Un saludo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  3. Muy buena historia como siempre, Miguel Ángel. Que gran susto debe de haberse llevado el pobre hombre, ya me lo imagino. Pero de todas maneras fue testigo de un evento único, no muchas personas pueden decir que han visto salir un volcán a sus pies.
    Un Saludo, y nos seguimos leyendo.
    Uriel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ningún otro puede decirlo, como era fácil de suponer. Es mas, gracias a Dionisio es el único volcán cuyo nacimiento se conoce con exactitud, el 20 de febrero de 1943 a las 4 de la tarde.
      un saludo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  4. ¡Qué estupenda historia nos has traido hoy, Miguel Ángel! ¡Un hecho espectacular e insólito! No es comparable, por supuesto, pero me ha recordado la sorpresa de los habitantes de Pompeya aquel 24 de agosto del 79 al descubrir que dormían a la sombra de un volcán; si bien el 5 de febrero del 62 un potente temblor de tierra en Campania había asolado trágicamente la ciudad, nadie imaginaba lo que se escondía bajo el aspecto apacible de un monte cuyas laderas estaban cubiertas de campiñas, y entre viñedos y olivares se cultivaban cereales, legumbres y forraje, como se muestra representado en el fresco pompeyano "Baco junto al monte Vesubio"(http://www.pompeiturismo.it/index.php?Itemid=82&id=13&lang=es&option=com_content&task=view); de hecho no parecía representar ningún peligro para los habitantes y el área a su alrededor tenía una alta densidad de población, muy próspera debido a la fertilidad de sus tierras.
    Incluso hoy, y a pesar de que lleva inactivo desde 1944, representa un peligro real si se producen futuras erupciones, que serían más violentas cuanto más tarde permanezca el volcán sin entrar en erupción; eso, unido a la ingente población de localidades como Nápoles o S. Sebastiano al Vesuvio, incrementa el riesgo real. Curiosamente, el metro cuadrado en esta zona figura entre los más caros de Italia.
    Como ves, no me puedo resistir a poner el puntillo "clásico"; interesantísima entrada que me servirá de complemento cuando explique el tema de Pompeya.
    Mil bicos vesubianos, amigo.

    ResponderEliminar
  5. No me nombres Pompeya que me destrozo la uñas pensando en estar allí. En las zonas de volcanes siempre pasa lo mismo , como son mas fértiles por el volcán vive mucha gente y luego el volcán se lleva lo que es suyo.
    Me alegro de servir de "apoyo" para tus clases.
    Mil besets Purupechas.

    ResponderEliminar
  6. Jolin hermano! Entre el meteorito que te cae en la cabeza y el suelo que se pone a escupir fuego no vamos a estar seguros en ningún sitio!
    Angelita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas hermana, solo falta que "el cielo se desplome sobre nuestras cabezas" aunque "eso no va a pasar mañana".

      Eliminar
  7. Impresionante la foto de la iglesia, desconocía totalmente esta historia. Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente impresionante. Y sigue tal cual. Parece como esos pueblos hundidos en pantanos pero de con lava endurecida, como si fuese un mar de piedra.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  8. Wow como la naturaleza ase cosas impresionantes... Ese señor que bio nacer ese volcan es uniko por que nadie ha tenido esa oportunidad de ver nacer un volcan , por otro lodo tambien el susto que se ha de ver llebado ese señor y espero la gente ahiga salido antes de que la lava desapareciera sus pueblos.. bonita imagen que solo quedo la torre y gracias por la interesante y bonita historia. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla y por tu amable comentario. Espero verte mas por aqui. Una abrazo.

      Eliminar
  9. Me acuerdo de este cuento que mi mama me leia cuando era chico, siempre me gusto la portada de los libros de 1957-1962: Mi Libro de Primer Año, Mi Libro de Segundo Año, Mi Libro de Tercer Año, Mi Libro de Cuarto Año.

    ResponderEliminar