domingo, 1 de enero de 2012

La isla de San Borondón

Cuenta una antigua leyenda celta que un monje irlandés llamado Brandan se embarcó en un curragh (pequeña lancha de cuero impermeabilizado con pez) a las procelosas aguas del océano Atlántico a mediados del siglo VI de nuestra era. Al mando de otros catorce monjes realizó un viaje evangelizador por diversas islas y entre ellas encontraron una desierta de la que no tenían ninguna constancia. Desembarcaron en ella, levantaron un pequeño altar y celebraron la misa de la Pascua de Resurrección. Concluida esta, encendieron una hoguera alrededor de la cual se sentaron para descansar y contar historias. Pero de repente la isla empezó a moverse con gran susto para los monjes. Resultó ser que no era tal isla, sino una gigantesca ballena sobre cuyo lomo habían desembarcado. Y así comienza la leyenda de una misteriosa isla que aparece y desaparece, la isla errante, la non trubada, la isla sirena, la isla evanescente, la encubierta, tambien conocida como la isla de San Brandan, o para los españoles, y especialmente para los canarios, la misteriosa Isla de San Borondón.
mapa de la isla de San Borondón
Todo esto no dejaría de ser una bonita leyenda mas de las sagas medievales celtas sino fuese por otros misteriosos detalles. Cuando españoles y portugueses navegan por las recién colonizadas islas Canarias muchos hablan de una octava isla al oeste del archipiélago. Una isla que aun no se ha podido colonizar pero que ha sido avistada varias veces, e incluso algunos dicen haber desembarcado en ella pero al intentar volver a encontrala han sido incapaces de señalar su ubicación exacta. ¡Una isla que iba y venia!, el imaginario colectivo no tardó mucho en relacionarla con la isla-ballena de San Brandan y pronto fue bautizada como la Isla de San Borondón. Las autoridades y los navegantes de la época se tomaron muy en serio estos avistamientos y desde finales del siglo XV numerosas expediciones fueron en busca de esta misteriosa isla, la mayoría de ellas con apoyo del gobierno español o portugués. El mapa que tenéis arriba fue hecho por Leonardo Torreni, ingeniero encargado de las obras defensivas de las Canarias, a finales del XVI a partir de descripciones de marinos que decían haber desembarcado en la isla.

Pero el hecho mas significativo sobre la posible existencia de la isla se produjo en 1479. En ese año se firma el Tratado de Alcazovas-Toledo entre los Reyes Católicos y Alfonso V de Portugal. En este acuerdo se reparten las zonas de influencia en el noroeste de África y los distintos archipiélagos de la Macronesia.  A Castilla se le reconoce la posesión de las Islas Canarias, haciendo mención especial a la aun no descubierta Isla de San Borondón, pero que se reconoce por ambas partes como territorio canario, por lo que cuando se descubriese pasaría a formar parte de España.

En 1721 se llevó acabo la última expedición oficial en busca de la isla, impulsada por Juan Mur, Capitán General de Canarias.

Pero la leyenda sigue viva en nuestros días, de vez en cuando hay quien dice haberla avistado, o incluso quien afirma tener fotografías. Unos defienden que se trata simplemente de un espejismo mezclado con nubes bajas, pero hay quien alega que se ve, pero solo pueden verla los limpios de espíritu. Yo, que no he tenido la suerte de visitar las islas afortunadas me he tenido que conformar con buscarla con el Google Maps y las verdad es que me he encontrado con algo cuanto menos curioso. Este es un mapa de 1707 en el que se puede ver la posible localización de la Isla de San Borondón al Oeste de las islas de la Palma y Hierro:


Y esta otra imagen es lo que nos muestra Google Maps de las Islas Canarias:


Si os fijáis en la parte izquierda os he marcado con un circulo rojo una pequeña elevación del terreno submarino. Comparándola con el mapa superior se ve claramente que coincide con la ubicación mítica de San Borondón. ¿Podría ser que esta montañita submarina se hiciese visible o no según el nivel de las aguas?.

9 comentarios:

  1. Mi querido Miguel Ángel, ¡qué placer inaugurar con los mejores augurios este apartado de comentarios en este día de las Kalendas de enero! Y un placer también esta entrada sobre la isla de San Brandán que está presente en el imaginario popular gallego de la mano del insigne intelectual y una de las más destacadas figuras de la cultura gallega, don José Filgueira Valverde; su libro "Tiempo y gozo en la narrativa medieval", publicado por la edit. Xerais, es una fuente excepcional para el conocimiento del mito de S. Borondón. ¡Un auténtico best-seller para su época este extraordinario viaje del monje irlandés!
    De islas misteriosas que aparecen y desaparecen está poblada la literatura desde los griegos; la isla de Delos, cuna del dios Apolo, es un buen ejemplo de ello. Como siempre, amigo, no me resisto a la mención clásica.
    Mil biquiños desde Galicia.

    ResponderEliminar
  2. Ya había escuchado esta historia, que me pareció digna de figurar en mi blog, pero te me has adelantado, una vez más jajaja. Lo que me ha llamado mucho la atención es la fotografía que pones de google, flipante.

    ResponderEliminar
  3. Profe, gracias por el aporte, y no dudes que tratare de cotillear el libro que comentas, el tema de la isla de San Borondón es algo que me llama poderosamente la atención desde hace mucho tiempo. Y felicitarte por ser el primer comentario del 2012.

    Viriato, jeje te he ganado por la mano. Me alegra muchisimo lo que comentas de la foto de google, ya que es cosa mía, no lo he visto en ningún sitio.

    Gracias a los dos por comentar. Saludos y en este año nuevo nos seguiremos leyendo.

    ResponderEliminar
  4. Buena entrada, sí señor.

    Hace un tiempo leí una novela titulada "Navigatio" que hablaba de esta isla y ahí conocí su historia. Por cierto, la imagen de Google es muy ilustrativa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Manuel, muchas gracias por los elogios. Y lo de la foro de Google te digo lo mismos que ha Viriato, me enorgullece ya que ha sido cosa mía el "descubrir" ese promontorio.

    Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  6. Encantadora leyenda. Creo que la leí en una obra de Alvaro Cunqueiro o de Torrente Ballester. Es muy mágica, muy gallega y, desde luego, fascinante. Me alegro de que no se la localice: es muchísimo más fascinante que aparezca y desaparezca... Así que borro de mi memoria el mapa de google. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Isabel, ante todo bienvenida.
    y ciertamente el descubrir la isla le quitaría parte de su encanto. lo que mas me apasiona de la historia es que la isla realmente "existía" y no solo en el imaginario colectivo, sino a nivel oficial, con expediciones y tratados. Apasionante.

    Saludos y muchas gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  8. ¿Conocéis Sandy Island, la isla arenosa? Qué historia más hermosa!!!! Os recomiendo el artículo que escribió Jacinto Antón a propósito en 'El País'. ¿Hay algún otro sitio que quizás tampoco nunca existió? Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manipulador gracias por el cemntario y por ponerme en la pista de otra posible entrada.

      Una abrazo y espero volver a verte por aqui

      Eliminar