martes, 10 de enero de 2012

La Ley de la Silla

Nombrada así, "La ley de la silla", nos suena a algo como la famosa ley del embudo,"lo ancho para otros, lo estrecho para uno". O como aquella otra a la que alegábamos de pequeños cuando jugábamos la fútbol, "la ley de la botella, el que la tira va a por ella". Pero no, esta ley fue una ley real, que se aprobó en España hace casi cien años, concretamente el 27 de febrero de 1912 (publicada en la Gaceta de Madrid al día siguiente).

silla+ley

¿Y en que consistía esta curiosa ley? (algún día tendré que hacer un recuento de las veces en esta bitácora hago una pregunta retórica idéntica a esta.). Pues sencillamente obligaba a que en los lugares de trabajo hubiera sillas para las trabajadoras, y digo trabajadoras y no trabajadores porque era una ley hecha solo para mujeres. Exactamente obligaba a que en todos lo establecimientos no fabriles en los que trabajaran mujeres hubiera un asiento a disposición de cada empleada para que se pueda sentar mientras no lo impida su ocupación, y aun durante esta cuando su naturaleza lo permita.

Esta ley no fue única en España, muchos países de nuestro entorno tenían leyes parecidas, también países sudamericanos, como por ejemplo Argentina, que la tuvo desde 1907. Parece ser que los pioneros fueron los belgas que la aprobaron en 1905. En España perduró hasta el Código del Trabajo de 1944, en cuyo articulo 169 recoge estos preceptos aunque ampliados a ambos sexos.

Pues llegados a este punto creo que hay un interesante debate abierto. ¿Por qué los hombres no estaban contemplados en la ley?, ¿esta ley era machista o feminista?, ¿se trataba de la llamada discriminación positiva?, ¿trataba de hacer patente la "inferioridad" del sexo débil?, ¿se buscaba el proteger a las mujeres por su especial condición física?. Como siempre digo, que cada cual opine como quiera, mi opinión me la reservo para mi. Eso si, sentado en mi silla.

2 comentarios:

  1. Interesante, el tema es que la ley se aplique y otro distinto es que se lleve a cabo en los lugares de trabajo ya que en estos dias cada ves hay jefes mas canallas ( pero ojo que no generalizo ) ... Con respecto a la conclusion final eso queda en cada uno jajajaja
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido jxvier, y gracias por comentar. La verdad es que llevas razón, en muchas tiendas que ves por ahí no hay ni una triste silla para ningún empleado, sea hombre o mujer. A veces parece que vamos para atras.
    un saludo y espero verte mas por aqui.

    ResponderEliminar