martes, 14 de febrero de 2012

El deportista mejor pagado de todos los tiempos

En el siempre interesante blog de Viriato leí hace poco una entrada sobre la campaña francesa contra los deportistas españoles y rápidamente mi cerebro empezó a rebuscar en mi conocida memoria residual "yo recuerdo  algo que viene al pelo de este post". Y efectivamente a los pocos días se enciendo la bombilla, "¡el auriga hispano!".

Antes de centrarnos en el personaje recordemos que un auriga era el conductor de las famosas cuadrigas en las carreras del circo romano, es decir,  lo que era Ben Hur en la mítica película.

Cuadriga+Ben+Hur+Gaius+Appuleius+Diocles

Comentar también que cuadriga hacia referencia a que le carro era tirado por cuatro caballos, si solo tenia dos se llamaba biga. Las carreras de carros (ya sean bigas, cuadrigas o incluso carros con seis caballos) eran un espectáculo de masas en el antiguo imperio romano. Los aurigas, normalmente esclavos o de origen humilde, eran considerados como héroes por las multitudes, y aunque lo normal era que muriesen jóvenes ganaban un ingente cantidad de dinero si despuntaban en esta disciplina.

Y entre todos estos ídolos populares uno destacó por encima de todos, nos estamos refiriendo a Gaius Appuleius Diocles, de Hispania para mas señas, concretamente de la Lusitania. Nació a principios del siglo II y a los dieciocho años comenzó su carrera en la arena del circo. Ganó su primera carrera dos años después y a partir de ahí comenzaron los éxitos. Participo en un total de 4.257 carreras ganando 1.462. Pero estos números , siendo importantes, no demuestran la grandeza de su trayectoria, ya que es sabido que otros aurigas ganaron bastantes mas carreras que él. Lo que mas claro nos deja la grandeza del hispano fue la fortuna que amasó con esas victorias. Se ve que cuando entraban en juego una buena cantidad de sestercios nuestro héroe se entregaba al máximo y venció en la gran mayoría de las carreras importantes en las que participó. Según estudios de historiadores y economistas no seria descabellado decir que fue el deportista mejor pagado de la historia. Llego a ganar casi 36 millones de sestercios, que si lo intentamos pasar a dolares actuales (teniendo en cuenta que es un calculo muy aventurado) nos daría la friolera de 15.000 millones de dolares. Según la revista Forbes el deportista mejor pagado en la actualidad seria el golfista Tiger Woods que hasta la fecha habría conseguido una fortuna de 1.000 millones de dolares, una ridiculez comparada con la de nuestro paisano. Por poner algún ejemplo mas de la magnitud de sus ganancias, con su salario se podría hacer frente a todo el suministro de trigo de la ciudad de Roma, o pagar un quinta parte del sueldo del ejercito imperial.

Sus admiradores, que eran legión (como no podia ser de otra manera), consiguieron poner un lapida en el mismisimo circo Nerón en la que se hacia un resumen de su carrera y de todos sus logros deportivos. Gracias a ella podemos saber con exactitud las carreras que ganó y el dinero que se embolsó por ellas, así como muchas curiosidades como las carreras que consiguio imponerse dominando desde el principio, las que lo hizo en la última curva, el nombre de sus caballos mas famosos o desafíos especiales dando ventaja en la salida o compitiendo con un numero distinto de caballos que los demás.

Se retiró a los 42 años a una villa en la ciudad de Preneste (actual Palestrina) donde murió al poco tiempo. También allí se encontró una lapida donde se rememoraban sus éxitos.

En resumen, nihil novum sub sole.

10 comentarios:

  1. Qué bueno, hermano. ¿Has averiguado si era ascendiente de Fernando Alonso? Seguro que en alguna carrera le dijo a su técnico: Constrúyeme una cuádriga y ganaré en Roma...
    Angelita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero después de eso cayó en el lado oscuro de la fuerza.

      Eliminar
    2. ajajajajja eso q es?

      Eliminar
  2. Muy buena entrada, sin dudas que fue el atleta mejor pago de toda la historia: 15.000 millones de dólares!!! Lo que yo haría con todo ese dinero!!! Sin dudas era un gran corredor de cuadrigas, y sus variantes, será un personaje que investigue para mi bitácora en un futuro (siempre sacándote buenas ideas ;) jeje).
    Por cierto, te he dejado un premio en mi blog.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y me paso a por el premio.
      Un saludo y nos seguimos leyendo (y copiando si hace falta je je, bueno, inspirándose) En serio espero esa entrada a ver que mas aportas.

      Eliminar
  3. Ríete tú de Michael Shumacher (o como se escriba)... Yo me uno al comentario de Uriel, tomo nota para mi bitácora.

    Y me alegro de servirte de inspiración, gracias por la mención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía menos que mencionarte, y desde luego que debes tomar nota para tu bitácora, es un personaje que te viene como anillo al dedo.

      Un saludo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  4. Mi querido Miguel Ángel, esta magnífica entrada sobre Cayo Apuleyo Diocles es para mí, y tú lo sabes, un anzuelo irresistible y no puedo por menos que dejarte mi comentario.
    Las carreras de carros en el circo constituían, junto con los espectáculos en el anfiteatro y las representaciones teatrales, una parte fundamental del famoso verso del poeta Juvenal, “duas tantum anxius optat, / panem et circenses”, el pueblo, en otro tiempo preocupado de cuestiones sociales y políticas de envergadura, sólo anhela ahora dos cosas, pan y juegos de circo; bien sabido es por los políticos de cualquier época el peligro de una plebe hambrienta y ociosa y lo necesario que se hace el entretenimiento de las masas como fórmula de anestesia social. De ahí la planificación y la financiación estatal de ese ocio, canalizado a través de juegos y espectáculos ofrecidos gratuitamente y pagados con dinero público.
    Un éxito arrollador y una fortuna excepcional amasada han quedado para la posteridad como señas de identidad de este auriga y de algún otro como Scorpus, quien ganó o quedó en segunda o tercera posición en unas 2.048 ocasiones; pero esto era lo que le sucedía a una escasa minoría porque la mayoría de aurigas resultaban muertos o tullidos por los accidentes y en la miseria cuando llegaban a la veintena.
    También se hicieron famosos algunos caballos, aclamados y nombrados por la plebe en el circo como si se tratase de personas: “Tusco”, “Paserino”, “Víctor”, “Tigris” o “Andremón” enardecían a las masas hasta el punto de que el poeta Marcial se lamenta de no ser tan famoso ni conocido como este último; algunos emperadores como Nerón y Cómodo asignaron cuantiosas jubilaciones a caballos famosos cuando ya no podían correr, y el propio Calígula colmaba de cuidados a su amado “Incitato” la víspera del día de su carrera.
    En cuanto a los carros, iban tirados, como bien dices, por dos (bigae) o cuatro caballos (quadrigae); las carreras de dos corceles solían ser de aficionados; los más deseosos de hacer ostentación de su arte corrían con tiros de seis, ocho y hasta diez caballos, pero las carreras de verdad eran, sin duda, las de cuadrigas, que se corrían en el Circo Máximo. Dentro de dos meses exactos espero estar allí mismo, amigo mío, con mis alumnos, contemplando ese enorme espacio que hoy queda del que fue el más imponente con sus 600 m. de longuitud por 200 m. de anchura, que podía albergar a unos 250.000 espectadores, con una superficie total de 45.000 metros cuadrados, es decir, ¡12 veces la superficie del mismísimo Coliseo! Prometo que desde allí me acordaré de ti, haciendo un homenaje a tu entrada desde el lugar que seguramente fue escenario de innumerables victorias de tu héroe protagonista de hoy.
    Mille baci, caro amico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde lego tu comentario ha sido todavía mas interesante que el que me "estaba temiendo" cuando pergeñe esta entrada. Por cierto ¿cuando hablabas de pan y circo solo pensabas e la antigua Roma?

      Mil besets y suerte en ese viaje, lastima no poder hacerlo yo también.

      Eliminar
    2. Mi querido Miguel Ángel, mucho me alegra saber que mi comentario ha estado, incluso, por encima de tus expectativas y que haya aportado alguna curiosidad más a las que tú nos has ofrecido. ¡Cómo iba a ser una mera referencia histórica, amigo mío, este célebre verso de Juvenal en los tiempos que vivimos! Esta eficaz fórmula de control, de estrategia política en sí misma ha sido utilizada a lo largo de la historia (y lo seguirá siendo en el futuro) como un poderoso sistema de adocenamiento de una población que hace dejación de sus deberes cívicos, conformista, sin criterio ni voluntad para reaccionar, y no dejará jamás de tener plena vigencia. Nunca mejor que esta ocasión para exclamar la bíblica sentencia del Eclesiastés, atribuida al rey Salomón, esta vez expresada en una variante, pero con idéntico significado: "Nihil novi sub sole"
      Yo también siento no poder compartir con vosotros este viaje "in situ"; espero traeros nuevas experiencias, curiosidades, fotos y divertidas anécdotas en la maleta; gracias por tus buenos deseos.
      Mil bicos "circenses".

      Eliminar