jueves, 26 de abril de 2012

El partido de fútbol mas extraño de la historia

Hace ya algunos meses escribí una entrada sobre la famosa autocanasta del Real Madrid ordenada por Pedro Ferrandiz. Como recordareis (o como acabáis de leer siguiendo el enlace) con esa canasta en su propio aro en los últimos segundos del partido consiguieron evitar una prorroga que les habría llevado a perder por una diferencia de puntos que difícilmente podrían haber superado en el partido de vuelta. Curiosa historia, pero siempre se puede "rizar el rizo", y treinta y dos años después, en un partido de fútbol, se dio una situación todavía mas rocambolesca

Pongámonos en situación, estamos en la fase preliminar de la Copa del Caribe de selecciones del año 1994. En el grupo primero están encuadrados Puerto Rico, Granada y Barbados. El sistema de competición, con el fin de evitar el triple empate, tenia una curiosa norma que fue la culpable de todo el embrollo que se formó en el partido. Según esta norma ningún encuentro podía acabar en empate, por lo que se jugaría prorroga y penaltis si fuese necesario. Hasta aquí todo normal, pero el problema estaba en que la prorroga se decidía con gol de oro (el primero que marcase ganaba) y este gol valía doble a la hora de la clasificación. Es decir si el partido llegaba la final con 0-0 y en la prorroga se marcaba un gol el equipo ganaba por 2-0.

Empezó el torneo y Puerto Rico gana a Barbados por 1-0. En el segundo partido Granada gano a Puerto Rico por 2-0. Y así llegamos al último partido del grupo entre Granada y Barbados. A la selección de Barbados solo le valía ganar por una diferencia de dos o mas goles, cualquier otro resultado clasificaría a Granada. Comenzó el partido y a la altura del minuto 84 el resultado era de 2-1 para Barbados, insuficiente para poder clasificarse. Y entonces ocurrió lo mismo que Pedro Ferrandiz había diseñado años antes, la selección de Barbados se anota un gol en propia puerta para forzar la prorroga, si en esta metía un gol se clasificaría por el valor doble del gol de oro.


Pero la cosa no quedo ahí, los jugadores de Granada intentaron marcar el gol de la victoria pero rápidamente se dieron cuenta de que les valía tanto marcar en meta contraría, ganado el partido, como en la suya propia, perdiendo solo de uno, por lo que intentaron marcarse un autogol, y en este momento se dieron  los minutos mas absurdos de la historia del fútbol ya que los jugadores de Barbados se dedicaron a defender en las dos porterías. Y así, con la selección de Granada atacando ambas porterías contra la doble defensa de Barbados se llego al final del tiempo reglamentario con empate a dos. Y la jugada salió redonda ya que en la prorroga marcó Barbados sellando su pase a la fase final.

No cabe mejor resumen que las declaraciones de James Clarkson, seleccionador de Granada, al término del partido: "El que ha inventado estas reglas es serio candidato para entrar en un manicomio. Nuestros jugadores no sabían ni en qué dirección correr. Se supone que el fútbol se creó para ganar al rival marcando en su portería no en la propia". Aunque como diría aquel, fútbol es fútbol, o aqui el mas tonto hace relojes de madera, o, cualquier otra de los muchas frases típicas/tópicas que emplea la gente del fútbol.

Aquí os dejo mi intervención sobre esta entrada en el programa "Maneras de vivir" de "Radio Mislata". Para oírla solo tenéis que pulsar el botón de play.

8 comentarios:

  1. Jajaja.... Muy buena anécdota, me he reído a rabiar, sin dudas fue un partido muy curioso. Como diría Maquiavelo, el fin justifica los medios
    Un Saludo, y no seguimos leyendo.
    Uriel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Maquiavelo hubiese visto el partido seguramente diría "Bueno, tampoco hay que exagerar".
      Saludos

      Eliminar
  2. Que bueno. Con el calor que haría en el Caribe y las seseras de los futbolistas que no están demasiado preparadas para pensar bajo presión... Toda una historia, machote.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginate a los entrenadores tratando de explicar a gritos desde la banda lo que había que hacer. Un autentico lió.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Bueniiiiiiiiisimo. No conocía la historia, es espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafeta, me alegra que te guste. Y muchas gracias por el enlace en el feisbus.
      un abrazo.

      Eliminar
  4. Mi querido Miguel Ángel, ¡qué buena historia la que nos ofreces, digna justificación de lo cabría esperar del espectáculo de ver a veinticuatro varones corriendo en calzoncillos por un campo detrás de una pelota! Sé, lo sé, que el fútbol levanta pasiones, pero no pierdo nunca de vista lo del "panem et circenses".
    Divertidísima entrada, caro, y no olvido que en mi amada Roma (como en el resto de Italia) el "calcio" no es deporte, sino religión.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante escuchar la opinión de una gran aficionada al fútbol como tu (jeje).
      Mil besets

      Eliminar