sábado, 16 de junio de 2012

¿Cual fue el chollo original?

El pasado domingo participé en la procesión del Corpus de Valencia, como vengo haciendo desde hace la friolera de treinta y tres años. Como he hecho en la inmensa mayoría de esos años salí en el grupo de Els Blanchs (los blancos) que representan a Jacob y sus doce hijos, que darían origen a las doce tribus de Israel. El nombre de Els Blancs viene por que la vestimenta de los personajes esta sacada de unas estatuas que están en la Iglesia de los Santos Juanes, en Valencia, dichas estatuas están completamente pintadas de blanco, y cuando se hicieron los trajes se hicieron tal cual, totalmente blancos. Tras esta prolija introducción parece que fuese a hablar sobre la procesión o sobre estas doce tribus, pues no, voy a hablar sobre algo mucho mas profano que recordé mientras estaba "procesionando". A lo largo del recorrido había multitud de sillas donde estaba sentado el publico y pude observar a un señor armado con un montón de tickets y un monedero que cobraba a la gente por usar las sillas que el había colocado con anterioridad. No pude menos que pensar para mi "menudo chollo" para posteriormente aguantarme la risa que me sobrevino de inmediato. ¿Y por qué esa risa?, porque según una historia que oí hace tiempo la palabra chollo viene efectivamente de esa actividad, de la de alquilar sillas para ver desfiles y procesiones. Y esa es la pequeña anécdota que vamos a recordar hoy.

La historia comienza en 1759 cuando Fernando VI de España muere sin descendencia y tiene que sucederlo su hermano Carlos de Borbon, hasta ese momento rey de Napoles con el nombre de Carlos VII. Reinaría en España como Carlos III y seria conocido como el mejor alcalde de Madrid por las muchas obras que realizó en la capital.
Carlos+III+España+Cioglio

Como es de suponer cuando vino a España se trajo gran parte de su gente de confianza de Napoles. Y entre estos se encontraba un avispado cortesano llamado Cioglio. Este, al observar la cantidad de procesiones y desfiles que se organizaban en su nuevo país se le ocurrió la brillante idea de comprar sillas y bancos y alquilárselas al público que asistía a los eventos. Pidió licencia al rey que obviamente le fue concedida, no olvidemos que formaba parte de su grupo de confianza, y así amasó una enorme fortuna con relativa rapidez. El resto de la trayectoria etimológica es fácil de adivinar, el nombre de Cioglio se asoció rápidamente con cosa que se consigue fácilmente y sin ningún esfuerzo y por similitud fonética a como se pronunciaba en italiano rápidamente degenero en el mencionado chollo.

Así pues que con este origen de chollo y los ya sabidos de ganga y de bicoca, tenemos tema de que hablar la próxima vez que vayamos de rebajas. 

2 comentarios:

  1. Carissimo Michelangelo, ¡qué entretenidísima entrada nos ofreces, empalmando con destreza tu participación en la procesión del Corpus y el origen etimológico de "chollo", traído tan "ad hoc"! Mis felicitaciones, amico.
    Había oído decir que el tal napolitano se forró, literalmente, con la prebenda real; ya lo decían los romanos, "Pecunia anima et sanguis est mortalibus", 'El dinero es el alma y la sangre de los mortales'.
    Mille baci.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los elogios, pero tengo que decir que el "adhoquismo" en esta situación vino por si solo.
      Y en lo referente al latinajo de hoy, me gustaría decir que es una exageración, pero cada vez lo tengo menos claro.
      Mil besets amica.

      Eliminar