jueves, 6 de septiembre de 2012

Estar a dos velas

¡Ya estoy de vuelta!. Doy por concluido este absurdo parón mas debido a mi falta de capacidad que a mi falta de tiempo. Un mes largo sin actualizar esta bitácora es mucho tiempo, y corro el riesgo de que mis amables lectores se olviden de mi y me abandonen, quedándome a dos velas. Y precisamente de esta frase es de la que voy a hablar hoy (jeje, no he perdido mi habilidad para hacer ridículos comienzos que enlacen con la historia que voy a contar).

Como todos sabemos quedarse o estar a dos velas es una frase que empleamos cuando estamos sin un duro (sin un euro para los excesivamente jóvenes) y también cuando salimos de una reunión o charla sin enterarnos de nada. Incluso se emplea mucho para indicar que llevamos un tiempo sin... comernos una rosca (o un colín, como en la canción de Mecano). Pero ¿que tiene que ver las velas con nuestra escasez de dinero o de roscas?

estar+quedarse+dos+velas

Una vez mas nos encontramos con una miríada de posibles orígenes, así que como digo siempre que cada uno se quede con el que mas serio le parezca o el que mas gracia le haga. 

-Empezamos con un símil marinero. Quedarse a dos velas podría referirse a cuando se repliega todo el velamen de un barco y se quedan solo las dos velas principales llevando el barco, lo cual da una indudable sensación de pobreza después de ver mil velas desplegadas.

-Uno que me hace bastante gracia nos dice que la expresión viene del gesto de dar la vuelta a los bolsillos para demostrar que no llevamos nada. La forma triangular y generalmente blanca de los bolsillos recordarían las velas de un barco, y por eso nos quedamos a dos velas.

-Velas también se refiere (según el drae) a los mocos que cuelgan de la nariz, generalmente a los niños. Así pues estar a dos velas haría referencia a los niños pobres que no pueden limpiarse los moquitos y van siempre con las velas colgando.

-También podría hacer referencia a las dos velas que se quedan encendidas en la iglesias después de finalizar los servicios religiosos. La semioscuridad y el ambiente lúgubre en que queda envuelta la iglesia nos recordaría  pobreza y escasez.

-El origen que tiene mas adeptos nos llevaría a las antiguas timbas ilegales. En estas la banca se ayudaría para ver de dos velas encendidas. Cuando perdía todo el dinero se quedaba únicamente con estas dos velas.

-Y por último un posible origen de mi cosecha, que yo también tengo derecho a elucubraciones lingüísticas. Quizás las velas no hagan referencia a las de cera ni a las de tela, si no a las noches en vela, por que estas haciendo algún trabajo. Así pues estar a dos velas significa el día que pasa entre dos noches sin dormir, día en el que no puedes hacer nada y no te enteras de nada por el sueño y por la necesidad de descansar para la noche siguiente, osea un día que te pasas "a dos velas".

Repasando la entrada me doy cuenta que, desgraciadamente, es un tema que esta muy de actualidad, ya que con esta maldita crisis mucha gente esta a dos velas.

8 comentarios:

  1. nos dejaste a dos velas ...de poder disfrutar de tu blog.....para nosotros es una droga.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo Willy, es un placer el saber que aun me sigues leyendo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Me doy cuenta que todos los significados coinciden y podían sintetizarse en dos verbos, " quitar y perder", como muy bien dices, es de rabiosa actualidad, "ellos" nos quitan y nosotros perdemos..

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien traido y tristemente cierto.
      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Sin duda me quedo con la versión de los mocos :D

    Me alegro de tu "vuelta".

    PD: Aún no hemos terminado la conversación de "ser un Pánfilo"... ejem...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, a mi también me gusta esa. Por cierto el gesto de bajar los dos dedos rodeando la nariz con el que se suele acompañar la frase puede recordar esos mocos.

      Sobre lo de panfilo te dejo algo en tu entrada, aunque tengo poco mas que aportar.

      Un saludazo

      Eliminar
  4. Querido Miguel Ángel, te ruego que disculpes mi tardanza en comentar, pero el principio de curso y mis relaciones con el otro lado del Atlántico me han tenido y me tienen un poco liada.
    Excelente explicación la que nos ofrecespara esta expresión traída tan "ad hoc" en los tiempos que corren; y aunque como nos explicas, varias son las posibles interpretaciones de su origen, en mi humilde opinión, lejos de ser excluyentes unas de otras, pienso que son todas verosímiles y hasta complementarias. El acervo fraseológico del castellano hunde sus raíces de modo tan profundo que a veces es difícil desentrañar el verdadero origen de cada expresión, pero ello no hace más que enriquecerlas, si cabe, aún más.
    Magnífica entrada, amigo mío, y mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pidas disculpas por tu presunta tardanza, yo se que tarde o temprano siempre acudes a tu cita con esta bitacorilla.
      Desde luego que el que haya tantas versiones sobre de donde vienen nuestras frases hechas le da un aliciente especial a intentar descubrirlo, y como tu bien dices muchas veces no son excluyentes.

      Mil besets y suerte en tus gestiones allende los mares.

      Eliminar