lunes, 14 de enero de 2013

Una merienda de negros

En una de las muchas reuniones familiares que he "disfrutado" durante las pasadas navidades alguien dijo la conocida frase "aquello fue una merienda de negros". Como os podéis imaginar en seguida hubo quien me preguntó si yo conocía el origen de la expresión, y añadieron que podía ser un buen tema para esta bitácora. Y hablando de la frase en cuestión la cosa empezó a ponerse interesante ¿que significa exactamente una merienda de negros?, todos teníamos el concepto pero nadie lo explicaba con claridad, se oyeron definiciones como " el que mas pueda para él", "un reparto en el que al que no esta se le engaña", "es como repartirse los despojos"... Pero la sorpresa vino cuando consultamos el RAE y leímos la definición académica:  "Confusión y desorden en que nadie se entiende".  Una definición cuanto menos curiosa, que no coincidía en absoluto con la idea que todos teníamos en mente. Es mas, una definición con cierto tufillo a "políticamente correcta". Así que tenia tema para una investigación con su posterior entrada. Y para ilustrar el tema, y contrarrestar la "corrección política" del RAE, una imagen de una merienda de negros, concretamente de un juego de ese nombre incluido en los conocidos "Juegos Reunidos Geyper", en una edición de los años 60.

merienda+de+negros+origen+definicion

En cuanto tuve oportunidad consulte que decía el Maria Moliner sobre el tema de la merienda en cuestión y en su segunda acepción coincidía con el RAE, pero en la primera podemos leer: "Arreglo o reparto hecho caprichosa o desaprensivamente entre varias personas". Este si que es el sentido que siempre se le da a la frase. Llegado a este punto, empecé a pensar seriamente en el tema de la auto-censura y decidí ir un poco mas allá, intentado ver que definiciones daba el RAE en otras épocas. Y efectivamente las definiciones antiguas se asemejan mas a la del Maria Moliner que a las del diccionario académico . Así en el primer diccionario de la academia (1734)  nos lo define como : confundir y enmarañar algún negocio o dependencia, a fin de alzarse con el útil, perjudicando a los que debían tener parte en él.  ¿En que momento cambia la definición?, ¿hay mas cambios a lo largo de la historia?. Hagamos un pequeño recorrido cronológico:

-1803 "Confusión y embrollo de algún negocio, o dependencia, a fin de alzarse alguno con la utilidad, perjudicando a los que debían tener parte en ella"  cuatro ediciones después se retoca un poco el lenguaje de la definición, pero la idea sigue siendo la misma.

-1817 Se mantiene esta definición pero se añade otra nueva: "Hacerse merienda de negros: Meter a barato una cosa, quedándose con ella aquellos que la manejan y traen entre manos." Meter a barato viene definido como: Confundir y oscurecer lo que alguien va a decir, metiendo bulla y dando grandes voces. Lo cual es curioso, ya que une el reparto caprichoso con la confusión y el  desorden.

-1869 Seis ediciones después esta segunda acepción (meter a barato) desaparece.

-1884 En la siguiente edición aparece la definición que tenemos en la actualidad  "Confusión y desorden en que nadie se entiende"

-1984 Un siglo y once ediciones después se añade una nueva acepción. "Reparto caprichoso o desaprensivo", que nos devuelve la idea del Maria Moliner y la que muchos tenemos al usar esta frase. Sin embargo esta nueva acepción sólo se da en el "diccionario manual" de 1984 y 1989, en el usual de 1984 no aparece.

-1992 Desaparece definitivamente el reparto caprichoso y la definición se queda tal y como la podemos leer hoy en día.

¿Que pasaría en 1884 para que la definición se censurase de esa manera? ¿Porque volvió a aparecer la idea del reparto malicioso en 1984 pero sólo en la edición manual? No me digáis que no tenemos un bonito tema para teorías conspiranóicas.

6 comentarios:

  1. Querido Miguel Ángel, no cabe duda de que con esta entrada has dado muy acertadamente con "el dardo en la expresión", si se me permite adecuar a la circunstancia que nos ocupa las palabras del ínclito Lázaro Carreter. Y es que las múltiples, variadas y ricas expresiones del castellano no son obra del azar, sino que responden a los condicionamientos propios de cada época y, por ende, a los prejuicios propios de cada momento histórico.
    En el caso de "merienda de negros", has puesto sobre la mesa (nunca mejor dicho tratándose como se trata de asuntos alimenticios)una frase que esconde claramente una ideología donde los estereotipos son aceptados comúnmente como reales, donde la diversidad y la diferencia son vistas como objetos de recelo y hasta de repulsa, a partir de juicios preconcebidos. Siglos de historia han conformado expresiones semejantes, referidas también a otros grupos sociales, como fruto de la incomprensión, la ignorancia y la discriminación.
    Y muy bien vienes a demostrarnos, querido amigo, con esta investigación que ni las acepciones de los diccionarios resultan tampoco ajenas a la etiquetación más o menos negativa en cada caso y en cada edición, sin que sepamos exactamente las razones últimas a las que responden.
    Un placer esta inmersión en los sibilinos caminos de la lengua.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón tienes profe. Pero creo que un diccionario no debe entrar en juicios de valor si no dar la definición exacta de las palabras o frases, luego la academia puede sacar recomendaciones sobre que frases o palabras pueden resultar mas o menos discriminadoras.

      Mil besets y un placer como siempre el leerte.

      Eliminar
  2. A mí lo más curioso de este artículo es... ¡¿Dónde has encontrado todas esas ediciones del diccionario de la RAE?!

    De verdad, muy buen trabajo de investigación. En tu línea.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, es un secreto sumarisimo. No, en serio, la pagina de la RAE hay una sección que se llama "otros diccionarios académicos" o NTLL, cotillea por ahí y lo encontraras.

      Gracias por el amable comentario, un saludazo.

      Eliminar
  3. Hola, muchas gracias por la investigación tan completa.
    Sin embargo, discrepo en la afirmación de que al usar esta expresión "todos" tenemos en la cabeza el significado de manejo deshonesto e interesado.
    Sólo quiero reseñar que en mi familia, donde se utiliza esta expresión normalmente, siempre ha tenido el significado exclusivo de desorden.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te haya gustado la entrada y reconozco mi error al usar ese "todos" en un tema como el de las frases hechas en que aparte de que cada cual las entiende a su manera, las costumbres locales también influyen mucho. Como ves ya esta subsanado.

    Un saludo y muchas gracias por el comentario y la puntualización..

    ResponderEliminar