lunes, 21 de abril de 2014

Hablando de gallinas, ¿sabias que...?

Hoy reproduzco (en castellano) un texto sobre frases hechas de gallos y gallinas que escribí para el llibret de mi falla, Cádiz - Cura Femenia - Puerto Rico, falla Noscarmientas.

gallo+gallina+huevo+llibret+noscarmientas+falla

-¡Che nano!, ¿Has visto este año de que va la falla?  “Gallina vella da bon caldo” y hala, toda la falla llena de gallinas y gallos.

-Pues el tema de gallos y gallinas da para muchas cosas interesantes, por ejemplo esa frase que sirve de lema de la falla no solo se usa en español, también en italiano, como nos demostró el gran Valentino Rossi cuando en 2009 ganó su noveno título mundial con 30 años no lo dudo y se enfundó una camiseta en la que se podía leer Gallina Vecchia da boun brodos que como puedes imaginar se traduce como “gallina vieja da buen caldo”.

-Pues si con 30 años es viejo ¿Qué somos tú y yo? Mejor no me contestes. Lo que me estoy dando cuenta es que otra frase sobre las gallinas, el llamárselo a alguien cuando es un cobarde, también se usa en ingles, o por lo menos eso parece viendo películas americanas.

-Razón tienes amigo mío, en inglés “to be a chicken” se usa para tachar a alguien de cobarde o pusilánime. Pero curiosamente “to play chicken” significa jugar a ver quién es más chulo.

-No me parece tan raro, en español usamos ser un gallo o un gallito para referirnos a alguien que es chulo y altanero. Ya sabes lo que siempre se ha dicho del sexismo del idioma, ser gallina es malo y ser gallito es bueno.

-Sin embargo en el tema de las definiciones de gallo y gallina se podría decir que antes se era más feminista. En el actual diccionario de la Real Academia si buscas gallo encuentras “Ave del orden de, bla, bla bla…” y en gallina puedes leer “Hembra del gallo que tal y tal y tal”, sin embargo en el diccionario de Autoridades, el primero que se hizo allá por el XVIII, en gallina es donde pone “Ave domestica que tal y cual…” y el gallo queda relegado a “Macho de la gallina…”

-Y no olvides que quien se va a la cama pronto se “acuesta con las gallinas” pero el que madruga “se levanta con el gallo”.

-Y ya metidos en el tema hay muchas más frases hechas que hacen referencia a gallo y gallinas. Por ejemplo ¿sabes por qué se dice lo de “se ha quedado como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando”?

-No, pero conociéndote me temo que lo voy a saber en pocos segundos.

-Como decía Loquillo “mi fama me precederá…”, pero bueno a lo que íbamos. Nos encontramos en Morón de la Frontera, Sevilla, en los albores del siglo XVI. Parece ser que las aguas estaban turbias por las constantes y violentas disputas entre los moronenses, por lo que desde Madrid se decidió nombrar a un nuevo juez que tenía fama de duro. En cuanto llegó al pueblo comenzó a impartir justica con severidad y algo de chulería, repitiendo una frase que le daría fama, “donde manda este gallo no manda otro”, hasta que un buen día los paisanos  decidieron ya estaba bien, se fueron a por el susodicho y lo desnudaron y apalearon, dejándolo de esta guisa en la plaza del pueblo. Dado el carácter andaluz no tardaron en cantarse sarcásticas coplillas comentando la jugada como: “Te vas a quedar como el gallo de Morón sin plumas y cacareando en la mejor ocasión”.

-Hummm, una explicación tan interesante como larga, por lo menos ha sido clara, que a veces tu verborrea se convierte en un autentico galimatías que no hay quien lo entienda.

-¡Galimatías! Me encanta que me preguntes por el origen de esa simpática palabra, porque también tiene que ver con los gallos.

-Yo no te he preguntado nada, pero bueno, dispara.

-Un posible origen de la palabrilla viene de la época en que los litigios se llevaban en latín. El señor Matías, un pequeño granjero, estaba en disputa sobre la posesión de un gallo, y su abogado, en su enfervorecido y enrevesado alegato, empleó montones de veces la frase "el gallo de Matías", lo que en latín seria "gallus Mathías". Tantas veces repitió la frasecita que al final se tomo a guasa, y simplificada como galimatías llegó a ser empleada para definir cualquier discurso de difícil comprensión.

-Mira, esa historia sí que me ha gustado. Yo me sé la de la gallina más famosa de todos los tiempos, la gallina de los huevos de oro. Según recuerdo era una fabula de Esopo en la que un granjero descubrió que tenía una gallina que ponía huevos de oro. El granjero, víctima de su codicia, decidió matarla creyendo que su interior habría un gran lingote oro, pero al abrirla en canal descubrió que solo había sangre y vísceras. Ya se sabe, la avaricia rompe le saco.

-Ha estado bien traída, obviamente me la sabia, pero me alegro que a ti también te guste contar historietas de estas.

-¡Hombre, yo no soy tan empollón como tu pero algo se!

-¿Empollón yo?, pues mira el termino empollón también tiene que ver con las gallinas. Imagínate la postura de alguien estudiando, la cabeza gacha sobre los libros y pasando largos ratos así ¿no te recuerda a una gallina empollando sus huevos? Además, rizando el rizo, podríamos decir que empollando el huevo del estudio conseguiremos los pollos del conocimiento.

-¡Chúpate esa!, la verdad es que al final que llegas a aburrir, pero hasta ese punto da gusto oírte.

-Tomare eso como un cumplido, pero ahora mismo me están viniendo muchas frases a la cabeza con gallos y gallinas. “Oyó el gallo cantar y no sabe en qué muladar”

-“En menos que canta un gallo”

-“Eso no lo cogen ni las gallinas”

-“Me siento como gallina en corral ajeno”

-“Cuando meen las gallinas
-“Soltar un gallo”

-“El que solo come su gallo, solo ensilla su caballo”

-“Gallo que canta algo tiene en la garganta”

-“Otro gallo me cantara”

-“Beber al gallo”

-Meeeeck, escuchemos la voz de los supertacañones.

-Che, ¿a qué viene eso? Es una frase de gallos.

-Pero no exactamente, beber al gallo no tiene nada que ver con los gallos de los que estamos hablando. Es una deformación de “beber al gallete”, o más exactamente de cómo lo decimos en valenciano “beure al gallet”, y gallete o gallet, como te digo, no tiene nada que ver con los gallos. Gallete es la garganta, o más exactamente el final de la boca y decimos beber al gallete porque cuando lo hacemos el chorro del liquido cae exactamente en él.

-¡Mira! se me pone la piel de gallina solo de oírte, o igual es del frio que hace aquí en mitad de la calle, me parece que me voy a casa, ya se sabe, cada gallina en su gallinero.

-Interesante lo de piel de gallina, se dice así porque parece la piel de una gallina desplumada, pero lo curioso es el porqué se nos pone la piel así cuando tenemos frio, miedo u otra sensación fuerte. Es un reflejo arcaico…

-Huyyyy parece que se está nublando, como nos descuidemos nos vamos a mojar como pollos, adiós, adiós.

-Pero no te vayas ahora, que te tengo que explicar lo de la piel de gallina.

-Otro día. U otro año, que me he dejado la comida en el fuego, adiós.

-Pero ¿te estás yendo de verdad?, ¡¡¡¡La piel de de gallina es porque se nos erizaba el pelo cuando éramos peludos como monos!!!!, será posible ¡¡¡así parecíamos mas grandes y asustábamos a nuestros enemigos!!! y también nos servía ¡¡¡ para que el pelo nos calentase más!!!. Hala, ya se la he contado, a mi me va a dejar este con una historia a medias. ¡¡¡Adiós, otro día seguimos!!!

martes, 15 de abril de 2014

Ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor

Documentandome para la entrada sobre Pedro I el cruel /justiciero me tope con la historia del origen de esta conocida frase y decidí guardármela para la siguiente entrada, pero como se cruzó en el camino la audaz Ana Maria de Soto tuve que cederle el paso caballerosamente, y retrasar esta cínica frase para una posterior entrada, que da la casualidad que es esta entrada.

Empecemos nombrando a los protagonistas de esta cruenta historia de luchas fratricidas. Primero tenemos al ya mencionado Pedro I de Castilla, frente a él su hermanastro y ancestral enemigo, Enrique de Trastamara, que luego pasaría a ser Enrique II de Castilla, y como tercero en discordia el "pronunciador" de la frase Berdtrand du Guesclin.

bertrand+du+guesclin+compañias+blancas+pedro+enrique

Como contamos en la entrada de Pedro I este mantuvo guerras con medio mundo, pero la principal fue contra su hermanastro Enrique, que pugnaba por hacerse con el trono de Castilla apoyado por multitud de nobles deseosos de no perder sus privilegios. Entre las huestes del pretendiente se encontraban las temibles "Compañías Blancas" comandadas por Bertrand du Guesclin, un ejercito de mercenarios que recorrían Europa vendiendo sus brazos y espadas al mejor postor. 

En el trascurso de la guerra entre hermanos se libró una batalla en las cercanías del Castillo de Montiel, en la que Pedro I sufrió una dolorosa derrota, teniendo que refugiarse en dicho castillo. Viéndose derrotado intento acercarse a du Guesclin para intentar pasárselo a su bando, y para esto mandó a uno de sus mas fieles servidores, Men Rodriguez de Sanabria, que intenta comprar al francés ofreciéndole villas y territorios. Este parece aceptar la oferta y concierta una cita con el rey en su tienda. Pero cuando Pedro I se presenta allí se encuentra con que esta su hermano Enrique esperándolo. Rápidamente desenfundan sus dagas y se enfrentan en una cruel pelea a muerte. Pedro lleva la iniciativa y derriba a su hermano cayendo sobre él dispuesto a acuchillarlo, pero en este momento interviene du Guesclin y tras pronunciar solemnemente la frase por la que pasaría a la posteridad "Ni quito ni pongo rey. pero ayudo a mi señor", agarra a ambos contendientes de los pies y  les da la vuelta dejando a Enrique en mejor situación, situación que no dudaría en aprovechar para hundir mortalmente su daga en el corazón de su hermano.

Espero que os haya gustado la entrada y me dejéis algún comentario, ya conocéis el famoso dicho "Ni quito ni pongo blog, pero ayudo al blogueador".

lunes, 7 de abril de 2014

La primera "marine" de la historia

En realidad no era marine, si no Infante de Marina, pero el término marine es el que mas rápido entendemos todos por la abrumadora influencia de las películas americanas. Pero nuestra protagonista de hoy era infante de marina del primer cuerpo de estas características que existió en el mundo, el español, por supuesto. En 1537 Carlos I asigna permanentemente algunas compañías de los tercios españoles a las compañías de galeras, creando la Infantería de Armada compuesta inicialmente por el Tercio Nuevo del Mar de Nápoles. Rápidamente se añadieron mas Tercios pero el escudo de ese primer tercio es el que pasaría a usarse por toda la Infantería de Armada.
infanteria+marina+armada+española+marine
Ahora daremos un pequeño salto en el tiempo y nos vamos a 1793. La antes poderosa Armada española va perdiendo efectivos y eficacia a marchas forzadas pero aun así numerosos jóvenes aun se incorporan a sus filas esperando gloria y fortuna, ademas de conocer mundo mas allá de sus pequeños pueblos. Y uno de estos jóvenes es un tal Antonio Maria de Soto, que a sus dieciséis años abandona su pequeño pueblo de Aguilar en Cordoba para dirigirse a San Fernando y alistarse en la Infantería de Marina. Tras la instrucción es embarcado en la Fragata Mercedes y comienza su carrera militar

En un buen puñado de batallas pudo demostrar nuestro héroe su valentía y arrojo en el combate. Participó en los combates de Bañuls. Estuvo presente en la batalla de Rosas, donde se llevo un evacuación de la ciudad al estilo de Dunkerque. También estuvo en la dolorosa derrota del cabo de san Vicente. Posteriormente su fragata se trasladó a Cádiz donde fue escolta del Santisima Trinidad, el barco mas imponente y poderoso del época. Allí sufrió una nueva derrota y la fragata de nuestro protagonista tuvo que salir de allí escoltando a la joya de la armada española que había sido gravemente alcanzada por los cañonazos de los barcos británicos. En seguida se organiza la defensa de la ciudad al mando del general de la Armada Manzarredo. Este consigue hasta un total de 136 lanchas cañoneras a las que dota con miembros de la Infantería de Marina, entre ellos el propio Antonio de Soto. La rapidez de estas lanchas producen grandes daños en las flota británica comandada por Nelson y finalmente consiguen hacerla huir de las costas de Cádiz.

Tras esta defensa llegan unos meses de tranquilidad y el bueno de Antonio es trasladado a la fragata Matilde, donde pasa el tiempo entre guardias y vigilancias. Pero el 7 de julio de 1798 surge la sorpresa, el infante Antonio pasa un examen medico rutinario y se descubre ¡que en realidad era una mujer! El general Mazarredo es informado y da orden de que desembarque entre el asombro y la admiración de todos sus compañeros y jefes. El uno de agosto Ana Maria de Soto (este era su verdadero nombre) obtiene la licencia absoluta.

El propio general da cuenta de la historia a Carlos IV y enterado este de la heroicidad de esta mujer, la acrisolada conducta y singulares costumbres con que se ha comportado durante el tiempo de sus apreciables servicios, le otorga una pensión vitalicia de dos reales de vellón, le da el cargo de sargento primero y es autorizada para que en los trajes propios de su sexo pueda usar de los colores del uniforme de Marina como distintivo militar

Una historia mas que nos demuestra dos cosas ya sabidas pero que no esta de mas recordar. Primera el no por repetido menos cierto "querer es poder". Y segunda que en España tenemos mucha historia de la que sentirnos orgullosos.