viernes, 23 de mayo de 2014

Valle-Inclan y Echegaray enfrentados por culpa de Satanas

Conocida es la enemistad entre el gran escritor don Ramón María del Valle-Inclán y el premio Nobel de Literatura don José de Echegaray, enemistad que dio lugar a varias anécdotas que contaremos en esta entrada. Pero lo que no es tan conocido es que tras el origen de esta animadversión se encuentra el mismísimo Satanas,.. título de un relato que Valle-Inclan presento a un concurso literario que convocó el conocido diario El Liberal. Don Ramón estaba seguro de ganar el premio pero para su sorpresa el triunfador fue José Nogales. El enfado fue monumental y creció aun mas cuando se enteró que fue Echegaray, miembro del jurado, el que hizo especial hincapié en que no ganase Valle-Inclán. A partir de ahí le juró odio eterno lo que daría lugar a curiosas anécdotas, aunque algunas de ellas, como siempre, están a caballo entre la realidad y la leyenda.

Valle-Inclain+Echegaray+Satanas+Nobel

Cuentan que un día don Ramón se encontraba pontificando sobre cualquier tema en alguna de las tertulias literarias de las que era habitual participante. En ese momento vio por el rabillo del ojo como se acercaba el hijo de Echegary y sin cambiar el tono, como si formase parte de lo que estaba argumentando dijo:
-¡Ese don José esta obsesionado con los maridos despechados!, ¡en todas su obras sale un marido cornudo!
A lo que el hijo del mencionado, mordiendo el anzuelo le espetó:
-Cállese, no tiene derecho a hablar así del gran  Echegaray
-Y usted ¿quien es?
-Su hijo.
-¿Esta usted seguro?

En un estreno de don José en el que Valle estaba en el patio de butacas uno de los personajes hablaba así de una mujer:
-Tiene los nervios de acero bajo una piel de seda.
A lo que don Ramón no pudo evitar comentar a voz en grito
-¡Eso no es una mujer, es un paraguas!

Una amigo de Valle-Inclan vivía en la calle del Lobo, nombre que cambiaron por el de calle de Jose de Echegaray. Enterado del cambio no dudó en mandarle una carta poniendo en la dirección "Calle del viejo imbécil", y sorprendentemente ¡la carta llegó a su destino!, circunstancia que aprovechó don Ramón para contar a todo aquel que le quiso oír la "significativa" anécdota, añadiendo "los carteros de España son los mas inteligentes del mundo".

Se encontraba don Ramón ingresado en un hospital por alguna de sus múltiples enfermedades cuando los médicos le prescribieron una transfusión de sangre. En el momento de efectuarla el doctor comentó, seguramente para apoyarle moralmente:
-Mucha gente ha querido dar su sangre para usted, hasta el premio Nobel don José de Echegaray.
A lo que Valle-Inclán respondió alarmado:
-No quiero sangre de ese, esta llena de gerundios.

En fin ha quedado claro que Valle-Inclán no era precisamente un admirador de Echegaray. Como ninguno de la generación del 98, que protestaron abiertamente contra la concesión del Nobel, llegando algunos (entre ellos obviamente don Ramón) a firmar un manifiesto. Efectivamente Echegaray no era un gran escritor, como lo demuestra el desconocimiento de su obra incluso por gente con amplia cultura teatral. Sin embargo hay que decir que donde verdaderamente destacó fue en el campo de las matemáticas, siendo considerado por muchos como el mas grande matemático español de todos los tiempos. Lo cual me lleva a ponerme del lado de don José, porque aunque sus obras sean un poco peñazo demuestra una vez mas que la gente de ciencias podemos triunfar en campos de letras, cosa que al revés es harto improbable que suceda.

6 comentarios:

  1. Jaja, me encanta tu coletilla final. Hace poco en la redacción de la radio una redactora comentaba que le había hecho una entrevista a un economista y al decirle ella que lo explicara más claro porque era de letras él le contestó "yo soy de ciencias y se leer"
    Tu hermana.

    ResponderEliminar
  2. Mi querido Miguel Ánge, de nuevo me tienes de vuelta por estos lares virtuales tuyos y lo hago aprovechándome de esta magnífica entrada que tiene como protagonista a mi ilustre paisano don Ramón Mª del Valle Inclán, célebre a partes iguales por su excelencia literaria y su carácter irascible y violento.
    Y, al hilo de la estupenda entrada del "marido cornudo" que nos relatas, ahí no anduvo fino el hijo de Echegaray quien, de haber sido "docto en los latines", habría sabido rebatir al al lenguaraz y sarcástico pontevedrés apelando a la vieja regla "Pater is est quem nuptiae demonstrant", pasaje del ilustre jurista romano Paulo en sus "Comentarios al Edicto", libro IV, que es la más importante contribución del Derecho Romano a la teoría y a la historia de la presunción de la paternidad legítima; según esto, ha de ser tenido por padre legítimo el varón casado con la madre, pues es obvio que lo que nunca se discute es que la maternidad es un hecho biológico evidente en razón del embarazo, o como decía el principio de Derecho "Mater semper certa est, pater numquam", 'La madre siempre es conocida, el padre nunca'. Así que cada uno saque sus propias conclusiones.
    Y como es costumbre de la casa y el comentario me ha quedado largo de más, no voy a entrar en esa "boutade" que llevabas tiempo intentando colocar, ese "Ciencias versus Letras" (tanto monta, monta tanto), que bien exige una revisión, considerando a ambas no como los polos opuestos de una antítesis, sino como los dos conceptos complementarios de una dicotomía. "Sol lucet omnibus!"
    Mil bicos, carissimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida como siempre a esta tu casa, no sabes la alegría que me das de leerte otra vez. Tu comentario me ha recordado la celebre frase de la licencia en la mili ( la antes famosa "blanca"), "valor, se le supone".
      Y sobre el tema que no quieres hablar yo creo esta claro que me referia a quien SI los considera como polos opuestos.

      Mil besets amica.

      Eliminar
  3. Así qué eres de ciencias eh... Tampoco lo había pensado pero, sobre todo viendo tu foto de perfil, hubiera jurado que serías, como yo, de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da palo repetirlo por si se mosquea la profe, pero como ya he dicho los de ciencias somos "de todo". Jeje

      Eliminar