jueves, 19 de junio de 2014

San Beda, el calendario, las citas y las notas al pie.

Nuestro personaje de hoy vivió en Gran Bretaña a caballo de los siglos VII y VII después de Cristo... y me pregunto yo ¿desde cuando se usa lo de antes y después de Cristo para contar los años? pues desde que este señor empezó a hacerlo. Pero vayamos con las andanzas de este monje benedictino considerado por muchos como el hombre mas sabio de su tiempo.
san+beda+bede+venerable

Con tan solo siete años el pequeño Beda (Bede en ingles) ingresó en el monasterio para ser educado por los monjes, y allí permaneció toda su vida hasta su muerte en el 735. Criado entre rezos y manuscritos (que no incunables) pronto paso de leerlos a estudiarlos y analizarlos para finalmente dar a luz importantísimas obras de historia, teología y conocimiento. Su gran obra  Historia ecclesiastica gentis Anglorum (que podríamos traducir con el permiso de la profe como "Historia eclesiástica del pueblo ingles") es aceptada unánimemente como el nacimiento de la historiografía inglesa. Es en esta obra donde usa el sistema de numerar los años como a.C. y d.C. propuesto tiempo antes por Dionisio el breve, pero al que nadie hacía mucho caso. La transcendencia de las diversas obras del Beda llevó a toda la cultura cristiana a adoptar dicho sistema como propio. 

Pero no quedan aquí las aportaciones de este sabio que han llegado hasta nuestros días. Tanto en sus libros de historia como en los de teología se apoya en las obras de otros grandes maestros tanto de la antigüedad como de su época, como todos los estudiosos hacen, pero nuestro héroe fue especialmente escrupuloso en citar quien era el verdadero autor de los pasajes que copiaba, practica nada habitual en la época y también rarisima en la antigüedad, sin duda podemos decir que fue pionero en la idea de respetar la propiedad intelectual y citar las fuentes de sus estudios. Y como consecuencia de estas anotaciones de sus fuentes también fue pionero en el uso de las conocidas "notas al pie de pagina". Ni que decir tiene que el que se respetasen todas estas innovaciones le costo mas que un disgusto con sus copistas.

En otra de sus obras cumbres De temporum ratione, hace una cronología de la historia de la Humanidad (situando la creación del mundo en el 3952 a.C., todo sea dicho) y también se enfrenta a uno de los grandes desafíos de la iglesia de la época, fijar con exactitud la fecha de la pascua. Pues bien en esta obra Beda menciona que la tierra es esférica, y como consecuencia de esto el sol incide de diferente manera según la época del año en la que nos encontremos, dando lugar a las estaciones y a la variación de la duración de los días

Seria interminable enumerar todas sus obras, pero podemos decir que toco diversos temas desde la botánica hasta la gramática, ademas de una ingente producción de obras teológicas e históricas. La inmensa parte de su obra esta en latín como correspondía a la cultura eclesiástica del momento, pero también destaca su traducción del Evangelio de san Juan al ingles. El cuadro que ilustra esta entrada recrea el momento en que Beda, cercano ya a la muerte, dicta esta obra a uno de sus discípulos.

Como reconocimiento a sus obras y su aportación a la teología fue reconocido en 1889 como Doctor de la Iglesia, con el nombre de San Beda el Venerable. En fin un sabio en toda regla que nos hace ver que el tachar la Edad Media como un época de ignorancia y oscurantismo quizás no sea lo mas adecuado.

No puedo acabar esta entrada sin volver a un tema que levantó grandes "discusiones de barra de bar" hace catorce años, si el tercer milenio empezó el 1 de enero del año 2000 o del 2001. Investigando los cálculo de san Beda confirmo que se empieza a contar desde el año 1, no existe un año cero por lo que el primer milenio iria del año 1 al 1000, empezando el segundo el 1 de enero de 1001. Y no contó con el año cero sencillamente por que en esa época en Europa no se conocía el 0 como cifra.

jueves, 12 de junio de 2014

Mamotreto

Siempre hay quien tacha mis entradas de excesivamente largas por lo que hoy voy a intentar redimirme con un entrada mas corta de  lo normal, a ver si lo consigo y no me sale un mamotreto como de costumbre. Y de eso mismo vamos a hablar, del origen de la palabra "mamotreto". Sí, origen en singular, ya que como muestra de mi voluntad de ser breve he escogido una palabra de la que solo he encontrado una versión de su origen, aunque parezca increíble.

Usamos mamotreto para referirnos a un libro grande y voluminoso y también cuando hablamos de un armatoste o algo aparatoso y monstruoso. Un ejemplo del uso de mamotreto nos lo encontramos en la prensa canaria cuando hablan de este edificio inacabado, creación a partes iguales de la especulación inmobiliaria y de la crisis posterior.

mamotreto-santa-cruz-tenerife

Pero esta palabra con la que definimos algo tan feo tiene un bonito origen, procede de la palabra latina mammothreptus que a su vez viene del griego μαμμóθρεπτος. Palabra que a su vez podemos dividir en μαμμó (mammo) que significa abuela, y eθρεπτος (threptus), criado o alimentado. Uniéndola tenemos "alimentado por su abuela", y hacía referencia a la creencia de que los niños criados por sus abuelas eran especialmente mimados y sobrealimentados, lo que les llevaba a tener un tamaño y gordura considerables. Desde aquí el recorrido es claro, primero se uso para definir a personas gordas, luego a cosas grandes y finalmente a libros gruesos.

Curiosa la lista de libros que han pasado por esta bitácora, ademas de estos libros criados por sus abuelas hemos hablado de libros que son un señor, de libros en pañales, y hasta del libro de los libros en verso.

Y como despedida una foto de un "libro gordo" al que le tengo especial cariño.

libro+gordo+petete


viernes, 6 de junio de 2014

Siete millones de niños desaparecidos en una sola noche

La noche del 15 de abril de 1987 se produjo un extraño fenómeno digno de cuartos milenios y programas similares, nada mas y nada menos que siete millones de niños estadounidenses desparecieron sin dejar rastro, como si nunca hubieran existido. Aunque siendo fieles a la realidad efectivamente nunca habían existido, ya que los causantes de tales desapariciones no fueron ni el diablo, ni brujas, ni cuartas dimensiones, la causa fue mucho mas prosaica aunque igual o mas tenebrosa: los impuestos.

impuestos+USA+tax+formulario

En el equivalente americano al impuesto sobre la renta el tener hijos desgravaba una importante cantidad. Hasta 1987 bastaba con poner el nombre de los hijos para tener acceso a esta desgravación, pero a partir de ese año fue obligatorio el indicar el numero de la seguridad social del infante, por lo que muchos padres que literalmente se "inventaban" hijos tuvieron que hacerlos desaparecer en la declaración. Se calcula que el impacto económico de dicha "desaparición" fue de unos tres mil millones de dolares ($$$).

Esta sorprendente noticia apareció en el famoso libro "Freakonomics" de Steven D. Levitt y desde su publicación ha recibido alguna crítica tachándola de exagerada. Siguiendo con el espíritu escéptico de esta bitácora tendré que hacerme eco de esas dudas. Investigaciones mas serias calculan en solamente cinco millones de niños los desaparecidos en la declaración de 1987. Ademas en la siguiente declaración (1988) volvieron a "aparecer" otros dos millones de niños, seguramente porque los padres no dispondrían del numero de la seguridad social de sus hijos y se dieron cuenta ese 15 de abril, fecha tope para la presentación, por lo que no pudieron indicarlo ese año pero si lo hicieron el siguiente. La rebaja de niños desaparecidos es sustancial de siete a tres millones, pero estaréis conmigo que titulando la entrada "Tres millones de niños desaparecidos en una sola noche" hubiese sido igual de impactante.

Y os dejo que me voy a  cumplimentar mi declaración del IRPF y tengo que inventarme un par de hijos que aligeren mi deuda con el fisco.