jueves, 12 de junio de 2014

Mamotreto

Siempre hay quien tacha mis entradas de excesivamente largas por lo que hoy voy a intentar redimirme con un entrada mas corta de  lo normal, a ver si lo consigo y no me sale un mamotreto como de costumbre. Y de eso mismo vamos a hablar, del origen de la palabra "mamotreto". Sí, origen en singular, ya que como muestra de mi voluntad de ser breve he escogido una palabra de la que solo he encontrado una versión de su origen, aunque parezca increíble.

Usamos mamotreto para referirnos a un libro grande y voluminoso y también cuando hablamos de un armatoste o algo aparatoso y monstruoso. Un ejemplo del uso de mamotreto nos lo encontramos en la prensa canaria cuando hablan de este edificio inacabado, creación a partes iguales de la especulación inmobiliaria y de la crisis posterior.

mamotreto-santa-cruz-tenerife

Pero esta palabra con la que definimos algo tan feo tiene un bonito origen, procede de la palabra latina mammothreptus que a su vez viene del griego μαμμóθρεπτος. Palabra que a su vez podemos dividir en μαμμó (mammo) que significa abuela, y eθρεπτος (threptus), criado o alimentado. Uniéndola tenemos "alimentado por su abuela", y hacía referencia a la creencia de que los niños criados por sus abuelas eran especialmente mimados y sobrealimentados, lo que les llevaba a tener un tamaño y gordura considerables. Desde aquí el recorrido es claro, primero se uso para definir a personas gordas, luego a cosas grandes y finalmente a libros gruesos.

Curiosa la lista de libros que han pasado por esta bitácora, ademas de estos libros criados por sus abuelas hemos hablado de libros que son un señor, de libros en pañales, y hasta del libro de los libros en verso.

Y como despedida una foto de un "libro gordo" al que le tengo especial cariño.

libro+gordo+petete


11 comentarios:

  1. ¿Creencia de que las abuelas engordan a los nietos? Eso está demostrado por estudios científicos...

    Buena entrada Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por cierto, no creo que te extiendas demasiado en tus entradas. Son de la extensión perfecta para una lectura rápida y que sacie el momento curioso del día.

      Eliminar
    2. Jeje, la verdad es que si no esta demostrado no seria difícil hacerlo. Aun recuerdo como me "cebaba" mi abuela cunado me que daba a comer con ellos.
      Y sobre la extensión de las entradas coincido con tus halagosas apreciaciones, si bien es cierto que algun conocido me ha comentado que son muy largas solo lo menciono como excusa para enlazar con la palabra en cuestión.

      Un saludo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  2. Caro Miguel Ángel, es un placer enorme haberme encontrado en esta entrada tuya con un término que, por la curiosidad de su interesante origen griego, me es muy querido y objeto de estudio entre mis estudiantes a los que su explicación nunca deja indiferentes, sino más bien atónitos. Y he de decir aquí como los antiguos censores católicos cuando daban su aprobación oficial a una obra para ser publicada, "Nihil obstat", y no porque lo diga yo, que soy persona insignificante en este aspecto, sino porque lo refrenda así el erudito helenista de renombre internacional don Francisco Rodríguez Adrados.
    Efectivamente se trata de un término que procede del latín tardío, y esta a su vez del griego; como curiosidad, si me lo permites, añadiré que ese θρεπτóς (threptós) es un adjetivo verbal de τρέφω que significa 'condensar, espesar, alimentar, nutrir', que a su vez procede del sustantivo τροφή 'alimento', y del que derivan helenismos como "trófico/a"( eso de que el pez grande se come al chico, la cadena trófica, vamos), "trofología", "trofosoma" y otras "indecencias" semejantes, jajaja.
    A mí que me fascina jugar con el vistoso y muchas veces sorprendente mundo de la etimología esta entrada ha encantado, querido amigo, mi enhorabuena por contribuir desde esta magnífica bitácora a desentrañar enigmas de nuestra lengua.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues un "Nihil obstat" sobre estos temas viniendo de quien viene es uno de los mayores halagos que puedo recibir. Ciertamente es fascinante el mundo de la etimología con abundantes sorpresas como la de hoy.

      Mil besets

      Eliminar
  3. pues interesante! tu entrada sin importar su extensión! aunque claro mientras mas largas mas ricos los detalles jejejeje (no tomar en el mal sentido por favor, que cuando lei lo que escribí yo mismo pensé mal! jajajaja)

    Ok, me doy por enterado! apartir de ahora usare mejor esa palabra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el elogioso comentario. Y tendré en cuenta lo de la extensión y los detalles, en la apreciación no censurable.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Seré la primera abuela en tener una nieta flaca porque no le da de comer a su nieta como lo dictan los canones de las viejas costumbres je.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre se ha dicho que "la excepción que confirma la regla"

      Saludos y gracias por comentar y también para tu nieta

      Eliminar