viernes, 6 de junio de 2014

Siete millones de niños desaparecidos en una sola noche

La noche del 15 de abril de 1987 se produjo un extraño fenómeno digno de cuartos milenios y programas similares, nada mas y nada menos que siete millones de niños estadounidenses desparecieron sin dejar rastro, como si nunca hubieran existido. Aunque siendo fieles a la realidad efectivamente nunca habían existido, ya que los causantes de tales desapariciones no fueron ni el diablo, ni brujas, ni cuartas dimensiones, la causa fue mucho mas prosaica aunque igual o mas tenebrosa: los impuestos.

impuestos+USA+tax+formulario

En el equivalente americano al impuesto sobre la renta el tener hijos desgravaba una importante cantidad. Hasta 1987 bastaba con poner el nombre de los hijos para tener acceso a esta desgravación, pero a partir de ese año fue obligatorio el indicar el numero de la seguridad social del infante, por lo que muchos padres que literalmente se "inventaban" hijos tuvieron que hacerlos desaparecer en la declaración. Se calcula que el impacto económico de dicha "desaparición" fue de unos tres mil millones de dolares ($$$).

Esta sorprendente noticia apareció en el famoso libro "Freakonomics" de Steven D. Levitt y desde su publicación ha recibido alguna crítica tachándola de exagerada. Siguiendo con el espíritu escéptico de esta bitácora tendré que hacerme eco de esas dudas. Investigaciones mas serias calculan en solamente cinco millones de niños los desaparecidos en la declaración de 1987. Ademas en la siguiente declaración (1988) volvieron a "aparecer" otros dos millones de niños, seguramente porque los padres no dispondrían del numero de la seguridad social de sus hijos y se dieron cuenta ese 15 de abril, fecha tope para la presentación, por lo que no pudieron indicarlo ese año pero si lo hicieron el siguiente. La rebaja de niños desaparecidos es sustancial de siete a tres millones, pero estaréis conmigo que titulando la entrada "Tres millones de niños desaparecidos en una sola noche" hubiese sido igual de impactante.

Y os dejo que me voy a  cumplimentar mi declaración del IRPF y tengo que inventarme un par de hijos que aligeren mi deuda con el fisco.

4 comentarios:

  1. Mi querido Miguel Ángel, ¡ qué buen rato me has hecho pasar con la lectura de esta entrada tuya cuyo título era, al tiempo, sugerente y desconcertante! Y es que fueran siete o cinco los millones de niños desaparecidos, ¡eran muchos niños!, aunque lo fuesen sólo en los datos económicos del fisco americano, por obra y gracia de la picaresca intencionada de los padres de las criaturas o por cuestiones puramente técnicas.
    Pues mira tú por donde que de haberse llevado a cabo un censo semejante en la antigua Roma, los datos de hijos declarados por cada padre habrían variado sustancialmente si tenemos en cuenta que en las "Leyes de las XII Tablas", el código más antiguo de Derecho Romano redactado en pleno periodo republicano, se recoge expresamente, en la Tabula IV, "Si pater filium ter venum duit, filius a patre liber esto", o lo que es lo mismo, si un padre vendía a su hijo por tercera vez, es decir, lo explotaba comercialmente en tres ocasiones, el hijo quedaba libre de la patria potestad de su padre y, por tanto, legalmente emancipado. Según esto, habría que ver cómo podría un padre romano hacer constar en su "declaración de la renta anual" el número exacto de hijos, jajaja!
    Ha sido, como siempre lo es, un placer leerte, caro amico.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejje la verdad es que sería un lío, porque ademas de ponerlos en la declaración o no si son mas de tres veces si son menos debería declararlos como "fuente de ingresos".
      Mil besets mediterraneos

      Eliminar
  2. Pues a mí no me parecen exagerados esos siete millones, porque si a mí me desgravan pasta por cada hijo, del que solo tengo que aportar como prueba su nombre... me invento niños hasta completar el abecedario jeje.

    Aunque me extraña que un día tan especial como el 6 de junio no publiques algo sobre el Día D... te reto, busca alguna anécdota digna de tu bitácora y que yo no conozca.

    Saludos, buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta los 365 santos que tiene el año, y luego seguiría con los compuestos.

      Y sobre el día D quizás debería haber escrito algo, pero supongo que te acordaras de la entrada que hice en 2011 con motivo del 6 de junio.

      http://eldelyayo.blogspot.com.es/2011/06/blas-de-lezo-otro-olvidado-heroe.html

      Un abrazo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar